sábado, 19 de julio de 2008

Distracciones

Cuando entro en el gabinete y me enfundo los guantes de látex, nada ni nadie distrae mi atención en el instante en el que me dispongo a oficiar, cual sumo sacerdote, el sagrado ceremonial en el altar de la boca de mis pacientes. (Permítaseme la irreverente analogía)
Sin embargo, una vez finalizada la intervención, mientras el personal auxiliar prepara el instrumental para la siguiente actuación, existe un tiempo muerto que muchos de mis colegas aprovechan para realizar llamadas telefónicas, tomarse un café, fumarse un cigarrillo o echarle los tejos a la enfermera.
Y mira tú por dónde, querido creador de Blogger, estás contribuyendo -sin saberlo- a la moderación en el consumo telefónico, a la abstinencia cafeínica, a la efectividad de la campaña antitabaco y a la sana moral y las buenas costumbres en las clínicas odontológicas.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Afortunado profesional! Conozco a uno que sale de un gabinete, y ya tiene a otro paciente esperando con su material preparado en otro. Obviamente, no escribe en ningún blog, ni tira tejos, ni toma café, ni fuma (no le dejamos tiempo el personal auxiliar)
Siestera

manuel dijo...

Mí querido Tordon: En breves fechas compartiremos unos días en familia en tu maravillosa tierra. Tras terminar mi ultima aventura "Ironman de Zurich", me he tomado unos días de vagueo absoluto, que mis piernas y mi cabeza se merecían (no acabo de distinguir que me produjo mas stress, si la prueba en sí o compatibilizar el sacrificado programa de éntrenos y la toga). El caso es que llevo parado una semana y ya el cuerpo me pide guerra. Aprovechando unos de estos días, me gustaría conocer la ruta que va de Ribadesella a los Lagos de Covadonga. Seria para mí un placer que un legendario ciclista como tú, me acompañara.
¿No te parece esta una buena "distracción"...?

Tordon dijo...

Está claro, querida siestera , que eso de no dejarle al jefe ni tiempo para respirar, su viuda os lo agradecerá.

Tordon dijo...

Querido Manuel: ¡Naturalmente que te acompañaré a Los Lagos! Y no solo te acompañaré , sino que te iré describiendo detalladamente los porcentajes de subida desde el asiento del coche.
¡Enhorabuena por la hazaña del Ironman!
Y si vas a seguir en esa línea, piensa que las recuperaciones son casi tan importantes como los entrenamientos.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Yo, cuando termino de hacer el cemento o mientras espero que descarguen el camión de ladrillos aquí en la obra esta en la que estoy trabajando, le tiro los tejos a todas las mujeres que pasan, enfermeras, médicos, maestras,etc. No hacemos ascos a ninguna fémina sea cual sea su profesión.
Somos así de machos.

Fumamos lo que podemos en el trabajo, en casa ya no nos dejan nuestras correspondientes mujeres...ja ja ja

Salu2

RJ.. dijo...

Vaya,vaya...con los tejos a las enfermeras...