viernes, 25 de abril de 2008

Highway to the hell

Estimado Paco:
Ayer, después de cenar, leí en el periódico las nuevas directrices de la Curia Romana para sus feligreses: “Contaminar, gozar de riqueza obscena y drogarse, nuevos pecados contra Dios”.Y haciendo memoria, caí en la cuenta que muy de mañana, había yo contribuido -inconsciente- al incremento de los niveles de CO2 con el escape de mi Vespa. No contento con eso, colocaba después ,en la clínica ,varios implantes que a algunos les parecieron obscenamente costosos; y tras la comida, regodeándome en el yerro y para excitar mis neuronas, ingerí con avidez un café bien cargado. Pero por si todos estos deslices no motivaran, - sin atenuantes- una más que justificada condena, con el Malporro que fumé detrás, me supongo doblemente penalizado al sancionarse el consumo de estos diabólicos cilindros en los apartados de “drogas” y “contaminación”.
Y mientras espero,-arrepentido-, el momento de confesarme, echaré un vistazo, -pura ergonomía -, a la revista en la que aparece la pareja de mi prójimo Brad Pitt.
Saludos cordiales,
Tordon
PD:Y el cura me perdonó: … Baja al trabajo caminando, mantén unos precios sostenibles, bebe exclusivamente infusiones de manzanilla, respira aire puro y…-¡bueno, Dios aprieta, pero no ahoga!- puedes seguir echándole, -sin pasarte-, algún vistazo a la Jolie.

1 comentario:

@lFôN$&N! dijo...

MUY BUENO ... ¿ Que marca es esa de malporro ? ¿ La recomiendas ?
Escribes muy bien ;-)

SALUDOS, @lFôN$&n!