martes, 16 de marzo de 2010

El amor en los tiempos de la gata



Por extraño que parezca, mi relación con los animales no fue fruto de una decisión libremente adoptada sino una fatal jugarreta del destino.
Porque fue un inescrutable designio el que hizo que mi hija Helena -alocada adolescente, valga la redundancia- me pusiera entre la espada y la pared:

-“O la moto, o el gato”.

Y como cabe esperar de un padre responsable, y pensando en la cantidad de tiritas que me iba a ahorrar, opté sin dudar por la segunda opción. Una opción blanca y juguetona a la que su dueña bautizó como “Ari”, persa peluda cuyo nombre nunca supe si hacía alusión al personaje mitológico o a la cantante de hip-hop.
Pero “tempus fugit” ,y sin que yo me diera cuenta, niña y gata crecieron con rapidez y la primera –casi sin avisar- cambió el nido paterno por la universidad lejana.
Y así, desde ese instante, sin comerlo ni beberlo, mi tibia relación con el felino se transformó en cercanía rutinaria, en amistad cómplice, en afecto sincero. Y este bucólico entorno se sublimó hasta convertirnos en pareja de hecho.
Y como ocurre en cualquier pareja, hubo altibajos, peleas, discrepancias, mucho cariño, bastante tolerancia y un poco de resignación mutua.
Pero un buen día me maulló al oído:
-“Te voy abandonar por un persa precioso, que – entre otras virtudes-no está todo el día quejándose de que le dejo lleno de pelos el sofá”.
-“Y además es más guapo”- sentenció.
Sufrió mi ego por lo segundo, pero sintió un gran alivio por lo primero.
Y así, con una sensación agridulce, nuestra relación terminó para siempre.
Desde entonces me he prometido que jamás volveré a entregar mi afecto a alguien que no cotice a Hacienda o que no sea capaz de comentar conmigo las noticias del Telediario.

Nunca entenderé a los animales.

A los de dos patas, tampoco.

34 comentarios:

Pele Ón dijo...

No le quepa duda de los bípedos somos más complicados aún. Suerte en su estrenada soltería cuadrúpeda.

Daeddalus dijo...

Odio a las gatas y los gatos (por eso de ser estúpidamente correcta). No puedo añadir nada más.

silvo dijo...

Es igual que la gata que tenía mi madre y era individualista, de mayor ya buscaba compañía, así que aprovechó una disculpa para romper contigo jajaja, salu2

Conguito dijo...

Soy más de perros.

Tordon dijo...

Totalmente de acuerdo, estimado Peleón.
Y las bípedas, ni le cuento...
Salu2

Tordon dijo...

Yo si puedo añadir algo más , admirada Daedalus:
También odio los perros, los peces, las tortugas, los pollitos, los pájaros...
Bueno, odiarlos no.Simplemente considero que pertenecemos a hábitats distintos.

beso

Tordon dijo...

Lo mejpor del perro, estimada Conguito, es que siempre le dan la razón al amo.
Y creo que esa cualidad hace que algunos los quieren tanto...
Que no es su caso, por supuesto.
Beso

Tordon dijo...

Lo cierto es que, estimado Mega-Silvo, a mí no me aguanta ni el gato.
Salu2

Conguito dijo...

si esto de dar siempre la razón es así, tendría que tener al menos uno! lástima de mis alergias!
Guau, guau

Mery Jane dijo...

La verdad es que entre mis amigos y conocidos hay opiniones dispares respecto a preferir perros o gatos, pero todos coinciden en la buena compañía que hacen y la pena que da cuando se pierden.
Yo particularmente prefiero los gatos; he tenido alguna mala experiencia (mordedura) con perros cuando era adolescente y desde entonces reniego bastante de ellos, pero también es cierto que los gatos me parecen más caprichosos y egoístas para algunas cosas.

En general, paso de animales domésticos. Soy partidaria de tenerlos si viviese en una casa o en un chalet para que mantengan su independencia exterior, pero como no es el caso, no hay opción.

Anónimo dijo...

Estimado Tordon:
Yo he tenido el privilegio de tener perro y gatos.
Asi como el perro es mas fiel pero menos autónomo, el gato es mas independiente, menos sumiso al humano.
Ahora tengo un gato de casi 7 kilos, que es el mas independiente de todos los que he tenido hasta ahora, cosa que me congratula pues es también el que mas pelo suelta con diferencia y si estuviese que tener que andar quitándomelo de encima cada poco sería un poco molesto y cruel por mi parte.

Pero lo malo no son los pelos por la ropa, los molestos son esos que hay en suspensión que se te meten por la nariz, o por la boca cuando bostezas.
Yo los de la boca los acepto bien, por eso de estar acostumbrado a otros quehaceres que no vienen al caso...jejeje

Como dice la frase: "pelillos a la mar".

Salu2
Anomomius

Tordon dijo...

Me temo, estimada Conguito, que tanto usted como yo, ya disfrutamos de la compañia de suficientes "bichos".
Pero esa alergia suya me da una buena idea para escabullirme si surgiera (¡Dios no lo quiera!) una nueva disyuntiva.
Miau, miau

Tordon dijo...

Como casi siempre, estimada Merillein, coincido con sus reflexivas observaciones
Beso

Tordon dijo...

Pendenciero Sr. Momius:
Su festival erótico-piloso me sobrecoge.
Y sus mascotas, también.
Especialmente esa que le llama por teléfono todos los días.
¿Qué tipo de alpiste les sumistra usted?
A la espera de sus sabios consejos, se despide afectuosamente
Tordon.

Rizar el rizo dijo...

Me encanta los gatos. Yo también le pedí hace algún tiempo, a mi madre, un gato. Pero tendiendo en cuenta que ya mantenernos a nosotros cuesta...un animal pasaría un poco de hambre.

Tordon dijo...

Ante todo, estimado Rizoso, quiero pedirle disculpas por haberle llamado el otro día " Rizosa", pero usted comprenderá que con esa foto del perfil...
Y sí, estoy de acuerdo:El gato, con el asunto de la crisis, tendrá que cambiar su sofisticado Friskies de Nouvelle Cuisine, por las sobras de la cena.
Bueno, al menos él no tiene que pagar hipoteca...
Salu2

Isabel Martínez dijo...

Tremendo lo de la gata Ari. La muy... se larga con otro después de darle carrete y, encima, persa y guapo. Estas gatas de hoy día...

Lo mejor el colofón final. Coincido, tampoco entiendo en muchas ocasiones a los animales de dos patas.

Salud y a reponerse del cruel desamor.

lunatica dijo...

Si usted empezara a entender a los felinos mi querido Tordon, ahi si que tendria un problema. Eso pasa por cometer el pecado de meter una mascota en casa, aunque no nos guste, terminamos queriendola.

Tordon dijo...

Creo que me repondré, estimada Isabel.Porque ya se sabe que el amor es como la mayonesa, que cuando se corta, lo mejor es deshecharla y hacer otra nueva.
Bss

Tordon dijo...

Tiene usted razón, querida Lunática, se les acaba cogiendo cariño.
Sin embargo,también pienso que si la carne de gato fuera comestible , nuestra amistad sería menos duradera...
Bss

solitaria de la mancha dijo...

Querido sr tordon:
Que alegria saber de su vuelta por estos ciberneticos lares...
En relacion a su gata le dire que mintio cuando le abandonó,mas guapo que usted! menuda falacia!.
Beso( por aquello de que los vende caros...)

lunatica dijo...

ja ja, eso sono un poco terrorifico

El Buscador de Miradas dijo...

En cambio, el cerdo, o más concretamente la pata del mismo, es un excelente animal de compañía.

Saludos y felices siestas en su recuperado sofá. :)

Tordon dijo...

Mi estimada solitaria de la mancha de tomate en la camisa:
Sus piropos tan fundados y llenos de clarividencia me hacen pensar que usted sin duda me conoce en persona (ejem,ejem).
De cualquier forma sea bienvenida de nuevo a esta su casa virtual.
Besote

Tordon dijo...

Mi querido Lunática:
¿Por qué habla usted de terror?¿No se comen sus vecinos japoneses a los peces crudos?
Bss

Tordon dijo...

¡Ay, mi admirado Buscador, usted siempre tan prosaico!
Aunque es bien cierto que cogerle a alguien cariño para luego terminar comiendo sus jamones...

Yo creo que por eso no me acabo de decidir de adoptar a la Jolie...

Salu2

zeltia dijo...

pasé casualmente por tu blog (la red es lo que tiene que te en-reda)
y aligerando los ojos sobre esta última entrada, me vi de pronto tan tan tan reflejada, que casi me jode.
creí que estas cosas solo me pasaban a mí, por gilipollas.

Tordon dijo...

Me alegra encontrar -aunque sea de casualidad- un alma gemela, mi estimada celtibérica.
Salu2

woman dijo...

Estimado SR.,me alegro volver a charlar con Usted,me da un poco de penita ver el trabajo que todos le damos ,pero asi ejercita sus neuronas y se relaciona.
Con respecto al tema a tratar, a mi me ENCANTAN todo TIPO de mascotas, y por cierto ahora me doy cuenta de que Usted también me encanta ??? por favor hagasé su árbol genético-genealógico-animalógico...
Me despido con un MUA-REQUE TE MUA Y MUALISIMO (influencia marital).

Tordon dijo...

¡Qué alegría volver a ver su pierna, mi estimada superwoman!
No me extraña que yo le guste:Dios los cría y ellos se juntan.
Porque inevitablemente ,y a pesar de su ramalazo franchute,usted también me cae de maravilla. Pero,ya se sabe! (y que me perdone el gabacho), nadie es perfecto.

Un beso bien dao (y no esa especie de ventilación asistida que practican nuestros vecinos del otro lado de los PIrineos)

Fiebre dijo...

Ardo en deseos de matar!

El Busca se me ha adelantado y me ha pisado palabra por palabra mi "elaborado" comentario.

Gracias a mi manía de leerme hasta los ingredientes de las cajas de galletas...si no, parecería rubia y todo.

Tengo mi cara "señalada" desde los cuatro años por una gata en celo.
Y mi primera experiencia judicial fue con la susodicha. Desde entonces aprendí a no tocar propiedades masculinas ajenas... y otras cosas que no es cuestión señalar ahora mismo.

Señor Tordon, volver a verlo en su plenitud es cuasi orgásmico, lo-se-pa.

Tordon dijo...

Mi querida musa de la Rosaleda:
Los seres excepcionales-como usted-tienen bula para tocar lo que quieran.
Toque, toque, no se corte,no se enterará ni el gato.

Que yo me dejo.

Besote

Thornton dijo...

Qué mal te ha sentado que te dejen. Seguro que lo del gato persa es una invención tuya. Se trataba de un gato callejero, sin linaje y sin fortuna y eso duele.
Cómo me gusta verte en forma de nuevo.
Un abrazo.

Tordon dijo...

En efecto, señor Zorton,ese ninguneo gatuno me ha sentado fatal.
Porque si-como decía Huxley- para su perro todo hombre es Napoñleón, para mi gata yo solo era el tipo que le pagaba los Friskies.
¡Mecagüen...!
Salu2