jueves, 22 de diciembre de 2011

LA MADRE QUE NOS PARIÓ

Entrada dedicada a todas las madres del mundo mundial, e incluso a las del extranjero.

Olvidándose de la sangre que manaba por sus heridas, paralizada por la angustia y la impotencia, apretó al niño contra su vientre mientras se afanaba en calmarlo:
-Tranquilo, Juancho, mamá está aquí. Yo te protegeré…
Pero en el fondo de su corazón destrozado, aquella voluntariosa madre tenía la certeza de que no aguantaría mucho más: El pulso era débil, perdía la consciencia de forma intermitente y hacía varios minutos que ya no sentía dolor.
Con el sabor acre de la sangre y las lágrimas en la garganta, aun tuvo fuerzas para susurrar una vez más:
-Tranquilo, mi pequeño, mamá te protegerá hasta que estés a salvo…

El equipo de Emergencias rescató a aquella pobre muchacha del amasijo de hierros en que se había convertido su vehículo, pero nada pudo hacer para reanimarla. No obstante, una rápida cesárea salvó la vida del bebé que esperaba.

Han pasado 40 años, Juan es especialista en Ginecología y Obstetricia, y ha contado su historia a elsubmarinobajoelgrifo

PD: Tal día como hoy, 22 de Diciembre, día de la Lotería, mi madre emprendió su viaje hacia la eternidad
¡Triste suerte la mía!

14 comentarios:

silvo dijo...

Muy mala suerte sí, y un imborrable y bello recuerdo, una MADRE con mayúsculas y un ejemplo siempre, creo que ha dado todo y el resultado ha sido maravilloso, ella estará orgullosa del mismo, un abarzo Tordon!!

Pele Ón dijo...

Sin palabras, con actos.
Tres hurras por la maternidad.

Anónimo dijo...

Seguro que desde la estrella en la que habita, (que lo se de buena tinta), mirará a los cuatro y se sentirá muy orgullosa de todos los hermanos. Un abrazo Sr. Tordon

Conguito dijo...

¡Felicidades a Juan!

¿Qué más queda por decir? Así somos las madres.

Besos

Tordon dijo...

En efecto , Silvo,nada puede comnpararse al amor indiscriminado inherente a la maternidad.
Como me decía un colega de una promoción antigua- un tal Gregorio Marañón-,""La maternidad tiene un efecto humanizador; todo se reduce a lo esencial".
Felices fiestas, Mega-Bloguero.

Tordon dijo...

Tres hurras más, estimado Contramaestre, porque nada puede compararse al amor de madre.
No obstante, llegados a este punto, conviene también reivindicar el amor de padre, que tampoco es moco de pavo.
¿No?
Salu2 y Feliz Navidad

Tordon dijo...

Parece que está usted muy enterado-estimado anónimo- de mi peripecia vital.
Que tenga usted razón y la estrella nos guíe a todos.
Un abrazo

Tordon dijo...

Así son la madres, estimada Conguito, especialmente usted, que me consta que es una verdadera madraza.
Felices fiestas para usted, para sus retoños y para el hombre de acero.
Bss
PD:Y ahora que lo pienso:¡Qué suerte, ser de acero, a prueba de arañazos...!

Solitaria dijo...

Y en un dia como hoy, esta que lo es y firma, se encuentra mas solitaria que nunca...

Aquí me quedaré... dijo...

Vaya entrada y por los dos motivos.
Me meto la nostalgia en el bolsillo y...


Su madre debe estar al lado de la mía o en la misma estrella.

Cuando celebro mi cumple, el día 6 de agosto, celebro dos motivos.Mis hijas están vivas y estar viva yo. Poder ver nacer a mi niña pequeña y oír el llanto de mi niña mayor cuando creía que estaba... después del accidente de aquel terrible día. Los padres sois muy, muy importantes.

Lo siento Juan. Lo siento mucho.

Un abrazo emocionado

Tordon dijo...

Ya sabe o que dicen los clásicos, estimada Solitaria: La soledad es al espíritu lo que la dieta al cuerpo:mortal si resulta demasiado larga, pero necesaria.
Bss

Tordon dijo...

Su comentario, estimada Carita de Limón, se nota que está basado en el conocimiento del tema en carne propia, y se erige como un canto a la esperanza y al pensamiento positivo.
¡Enhorabuena!
Bss
PD: Juan es un personaje ficticio, pero estoy seguro que existen muchos en la vida real.

Aquí me quedaré... dijo...

No hay más...Aunque sea un relato me ha llegado hondo.

Felices y serenos días para usted, su familia y todos los comentaristas

Un abrazo

Tordon dijo...

Un fuerte abrazo para usted, estimada Limonchelo, y también para toda su familia.
Bss