martes, 4 de mayo de 2010

INSTRUCCIONES PARA AMAR


Todo el mundo coincidía al afirmar que el chico estaba tocado por el dedo divino, que sus habilidades matemáticas rozaban lo extraordinario y que su mente era un prodigio de análisis.
Sin embargo, más que el magnífico rendimiento escolar, lo que le distinguía de otros adolescentes era su afición -casi compulsiva- al estudio de los engorrosos y aburridos "manuales de instrucciones".
Y así como los mortales nos conformamos con apretar un botón para sacar una foto, él se abstenía de hacerlo si no había previamente balanceado los blancos, reajustado el contraste, precisado la velocidad de obturación, activado la opción anti-desenfoque, programado la sincronía del disparo, repasado minuciosamente los menús de encuadre, los submenús del histograma, las opciones de medición de luz, las configuraciones del flash,…
Decía que los manuales eran el alma de las cosas, que en ellos se escondía la verdadera esencia de lo creado, que solo con su lectura detenida se podía acceder al lado más profundo de las máquinas, a la vida misteriosa de los objetos.
Nada le hacía más feliz que sumergirse en las profundidades de aquellos farragosos manuales.

Pero así como cualquier rosa se acompaña inevitablemente de su correspondiente espina, la capacidad tecnológica del muchacho se encontraba en relación inversa a la habilidad para acercarse al sexo opuesto. Terriblemente tímido e introvertido, se sentía presa del pánico cada vez que cruzaba su mirada con la de Eva, una compañera de los tres últimos cursos en la que concentraba su amor imposible. Nunca tuvo el valor de acercarse a ella. Ni de dirigirle la palabra. ¡Cómo lograría propiciar un acercamiento y, menos aún, entablar una conversación, con una mujer que ni tan siquiera se acompañaba de una guía de inicio rápido…!

En la excursión de fin de curso a la playa, nuestro protagonista olvidó llevar la comida.Y mientras los compañeros departían amigablemente durante el almuerzo, él, avergonzado, alejándose del grupo, se sentó en unas rocas cercanas. E inmerso en el vaivén hipnótico del oleaje, su mente osciló en la reflexión autocrítica y tuvo la amarga consciencia de su minusvalía social, de su reiterada insolvencia para conseguir interesar a la chica que tanto amaba.
- ¡Nunca lo lograré!-musitaba para sus adentros
Con los ojos nublados, imaginó por un momento el tenebroso futuro plagado de soledad con el que inevitablemente tendría que acostumbrarse a convivir. ¡Su vida sería un infierno!

Pero como todo lo malo es susceptible de empeorar, observó- ¡Dios mío! - como Eva, su Eva querida, caminaba con paso decidido hacia las rocas.

-Javi… ¿qué haces ahí solo? …¿No has traído comida?
-…Bueno… yo…esto… no... es que…
-No importa, apenas tengo hambre,-le interrumpió ella ¿Quieres la mitad de mi bocadillo?

El muchacho, casi sin mirar, alargó la mano, y su corazón experimentó un efímero alivio en la certeza de que mientras comiera, no tendría necesidad de articular palabra.
Pero aquel cóctel de salitre, pan y hormonas acentuó hasta tal punto su ansiedad que deseó con todas sus fuerzas evaporarse sobre la arena, esfumarse con la neblina, diluirse cual burbuja entre la blanca espuma de las olas…

-¡Concéntrate en la comida y no te vayas a atragantar!- se repetía disciplinadamente a cada bocado.

Pero tiempo y bocata acabaron, y, con la última miga, finalizó su coartada de silencio.

Y es que, sintiéndola tan cerca, los sudores fríos dieron paso a oleadas de sofoco, la boca se tornó reseca, no lograba articular palabra, se encontraba mareado, aturdido, tembloroso y para colmo de males… ¡no había ningún manual que le aconsejara en tan difícil trance!

Pero ella, intuyendo su zozobra, le susurró al oído:

-No te preocupes, Javi, déjame hacer a mí: Yo te enseñaré como funciona…

Y acto seguido, le besó dulcemente en los labios.


63 comentarios:

silvo dijo...

La práctica sin manual debió descentrarle más de lo normal, pero seguro que comprendió que el objetivo es que todo funcione con o sin manual, salu2

Conguito dijo...

A mi me encantaba (aún encanta) estudiarme el menú en los restaurantes... pero el camarero no me susurraba nada a la oreja...

Saludos

Isabel Martínez dijo...

Tordon, qué gozada de relato, qué maestría la suya y cuántas buenas cualidades le observo fascinada en estas líneas maravillosas. Qué narices, en este relato en toda regla.
Sin manual de instrucciones en esta burla que le hago hoy a mi clausura, le remito mis más admirados Salu2.

Pele Ón dijo...

Así no se las ponían a Adán, que yo lo sé. A Felipe II sí, pero eso es otra historia.

Tordon dijo...

Efectivamente, Silvo, bien está lo que bien acaba...
Aunque haya que sudar sangre por el camino.
Salu2

Tordon dijo...

Queda claro, estimada Conguito, que el agobio hace que los camareros se vuelvan insensibles.

En su caso, además, ciegos.

Bss

Tordon dijo...

Estimada Isabel:
Que usted salga de su ensimismamiento para aparecer en mi humilde blog, constituye todo un honor.
Si además lo hace para llamar "relato" a mi tontorrona historieta , el honor es doble.

Gracias por las dos cosas.

Y -como lógica consecuencia-reciba besos dobles.

Tordon dijo...

Ya sabe, mi docto Peleón, que lo de la conquista masculina es una leyenda urbana: Ellas son siempre las que eligen.
Nuestro único mérito se limita a aparecer en el sitio justo en el momento oportuno.

Que no es poco.

Salu2

Luis dijo...

Amos a ver Amigu.... tu "relato" mas bien parece describir a un autómata.. pero si estoy de acuerdo contigo en tu contestación a Peleón... siempre son ellas las que eligen... Abrazu....

Mery Jane dijo...

Ohhhhh!!Que bonito...pobrecito, acostumbrado a tener todas las explicaciones teóricas posibles, se topa ahora con un tema que de teórico no tiene nada, porque no se mueve por la razón.
Eso sí, por su bien, espero que le salga bien.

Eso de que siempre escogemos nosotras,...permíteme que discrepe en eso. En muchas ocasiones, nosotras no "elegimos" a nadie que previamente no nos haya echado un ojo, si acaso, ¿no os parece? Conquistadores cameladores aparte, claro.
Aunque bueno, hoy día hay de todo en ambos sexos.

Tordon dijo...

En efecto, Luis,mi historieta trata de cargar las tintas en la incertidumbre que acompaña a la adolescencia, en la falta de referencias a esas edades, en la mezcla de ilusión y alegría que suele acompañar a los primeros amores, en la frustración de los reveses iniciales, en la sinceridad de los afectos a tan tempranas edades, en que ...

En que... el truco del bocata es tan bueno como cualquier otro,leñe.

Abrazu, colega.

Tordon dijo...

Espero, sensible Merillein, que los adolescentes de hoy día manejen sus emociones la mitad de bien que los mandos de la Pleiesteison.

Léñe,con la segunda parte de su comentario me ha dado una idea: Iré por la calle echando un ojo a todo lo que se mueve...
¡Que Dios reparta suerte y que al final sea lo que él-y las féminas-quieran!

Besotes

cactus girl dijo...

Por Dios y su Santa Madre...me has puesto los pelillos de punta..Mira, hasta te tuteo y todo..

Yo no me leo ningún manual porque me provoca una ansiedad de idem...Peeeeeeero, el catálogo de los besos me lo aprendí entero, por si tenía que rescatar a alguien..

Pues eso, un beso

Tordon dijo...

¡Ay, mi querida Cactusa, sus besos hacen que se me olviden todas las instrucciones, que se me desmoronen los baluartes contra la seducción, que se me bloquee la configuración anti-pinchos...!

¿Le apetece medio bocata?

Bss

solitaria de la mancha dijo...

Ha tardado en escribirnos ,pero la espera ha merecido la pena.Un saludo estimado sr.tordon

Tordon dijo...

Gracias por tan inmerecidos elogios, estimada Solitaria.
Me gustaría dedicar más tiempo al blog, pero comprendo que la capacidad de aguante de mis comentaristas no es eterna y que necesitan descansar de vez en cuando.
Hoy me he alargado un montón, a pesar de que soy de los que piensa que cuando una entrada tiene más de 15 líneas, no la lee nadie.

Bss.

PD: ¿Para cuándo su propio blog?

Thornton dijo...

Tiene razón el chico. Los manuales son el alma de las cosas. Pero ocurre que, como el alma, son invisibles. Para las cosas importantes los manuales no existen.
Los manuales siempre los echará en falta. Manual para convivir en pareja, manual para educar a los hijos, manual para envejecer medianamente bien...
Ese chico sabe bien lo que dice, como tú.
Un abrazo.

Aquí me quedaré... dijo...

Es una historia cálida de una etapa de la vida donde el manual es imprescindible para todo.
No debería perderse nunca esa parte inocente de los primeros sentimientos amorosos.
En esas edades,todos andamos perdidos y no creo que eligamos nosotras, ni vosotros.
El miedo a sentirse rechazado no es cuestión de género. Creo

Buen día a todos

Daeddalus dijo...

Una no elige, una decide, que no es lo mismo...

Y yo sigo buscando el manual perdido, que sin manual, y nunca mejor dicho, una se pierde.

Victoria dijo...

Yo no nunca leo los manuales y así me va. Pero nunca me gustaron los libros de autoayuda :-P

Velda Rae dijo...

Yo nunca leo los manuales, va a ser por eso que siempre lo rompo todo. xD

Pele Ón dijo...

No sé si os habeis dado cuenta todos de que el manual lo traemos puesto, sólo tenemos que abrirlo y aprender a leerlo.
Otra cosa es que duela, y que cueste, y que nos tienten, y que caigamos, y que nos levantemos...

Tordon dijo...

Usted sí que sabe bien lo que dice, mi estimado Zorton.
Por eso es mi psicólogo de cabeza y de cabecera.
Salu2
PD: Y ahora que le pillo con las defensas bajas:¿Qué es "lo que no puedo marchar sin conocer de Murcia"?:Lo más emblemático, lo más histórico, lo más bonito...

Una indicación sobre el mejor restaurante tampoco me vendría mal.

Tordon dijo...

Si la "decisión", estimada Dedales,supone una premisa dudosa,y la "elección" es la libertad para obrar( RAE dixit, la academia ,no la Velda), difícilmente podemos desconectarlas.
Déjese de buscar manuales e inténtelo con los Manueles.
Aunque los dos sean ininteligibles.

Besos, chica del piercing.

Tordon dijo...

Su prudencia,estimada Carita de Limón, resulta ya proverbial.
Y coincido con usted en que nunca deberíamos perder la inocencia de los primeros años.
Aunque soy de los que piensan que en el fondo aún la conservamos, pero -con el paso de los años- aprendemos a disimularla mejor...

Besotes

Tordon dijo...

Mis queridas Evasión y Victoria: A mi tampoco me gusta la autoayuda enlatada.
Pero a la gente le resulta más cómodo buscar soluciones por escrito que enfrentarse a las propias miserias.

Besitos.

Anónimo dijo...

y que vuelva usted a caer.....

Tordon dijo...

Mi querida y Bella Rae:
¡Qué alegría volver a ver sus tordonianas gafas!
Y usted mismo lo reconoce: Es una chica rompedora.
¿Funcionará el "Superglú" en los corazones?

Besotes

Tordon dijo...

Docto Peleguán:
Está bien eso de seguir el propio manual.
El problema surge cuando se juntan dos manuales distintos.
Y con indicaciones contradictorias.

En esos casos se precisa con urgencia la reflexión, la refundación, la refundición y la refunfuñación.

¡Opá, voy a hasé un manuá...!

Salu2

Tordon dijo...

Mi distinguido y misterioso anónimo/a:
¿Caer?
¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Por qué?

Coño, no se tan críptico y explíquese,que me tiene en ascuas...

Aquí me quedaré... dijo...

Glub...
No creo en los manuales. No he creido nunca.
Me encanta que me llame "carita de limón"
Soy un desastre bastante equilibrado o eso dicen.


¿ Me he desmelenado bastante por hoy?

Anónimo dijo...

Caiga, sr. Tordón, caiga. Aunque a buen entendedor.....

Anónimo dijo...

Yo, por mi parte, ni he caído ni caeré.

Anónimo dijo...

Tranquilo.
Si lo dice por "mí" señor anónimo, no corre ningún peligro.

Anónimo dijo...

Justamente! por usted va , Anónimo!, No le pensaba yo con tanta rapidez de reflejos!. El peligro ya lo he corrido y pasado. ¡siga cyendo usted!

Tordon dijo...

Pues debo ser un pésimo entendedor,estimado anónimo, porque no lo pillo.
¿Caer?
¿Desde dónde? ¿Hacia donde? ¿Con quién?
Al menos, desconocido amigo ,¿ no podría especificarme si al final de la caída me espera el cielo o el infierno?
Más que nada por si tuviera que echar mano del Red-Bull...

Y es que,leñe,con sus enigmáticas parábolas ,se parece usted a mi señora.

Salu2

Tordon dijo...

Pero, mi querido Limoncillo Sonriente,¡qué entiende usted por desmelenarse?.
Porque el taco mayor que hasta ahora le he oído es "Glub".

Besos,Princesa de los Cítricos.

Tordon dijo...

¿Ein...?
¿¡Pero ezto que é...!?
¿"Anónimo" contesta a "Anónimo"?

¿No resuta contradictorio que "anónimo" y "anónimo " se conozcan?
¿Será que "anónimo" se contesta a sí mismo?

¡Lamadrequelosparió!

¿No saben que esto de la paranoia es muy contagiosa?
¿No saben que yo soy muy sensible?

¡Mecagüen...!

Tordon dijo...

"Contagioso", no "contagiosa".

¿Serán los primeros síntomas?

Anónimo dijo...

Se va aproximando usted sr. tordon. En una de sus preguntas esta la clave. Y aqui va una pista.

Tordon dijo...

Caramba, señor Anónimo, es usted más retorcido que Alfred-Jíco.
¿En una de mis preguntas está la pista?
Como no sea la de la paranoia...

¡Por Dios, qué emoción, qué intriga...!

Solo nos faltan las palomitas.

Anónimo dijo...

Conclusion del Manual:
-Saludos a los/las casados/as
-Felicidades a los/las solteras
-Y la mas profunda admiracion a los/las divorciados/das

Anónimo dijo...

Tranquilo sr. Tordon, no es la de la paranoia.
Siga pensando,siga

Anónimo dijo...

Estimado Anonimo,
No siga usted por ese camino. Sabe que se acabaria descubriendose a si mismo con consecuencias nefastas...para usted, claro.

Pele Ón dijo...

Vale, sumérjase, pero consulte el calendario, que con cada luna sueltan cargas de profundidad, y no hay profundidad a salvo de sus explosiones.
¡Esta Selene...!

Pele Ón dijo...

Vale, sumérjase, pero consulte el calendario, que con cada luna sueltan cargas de profundidad, y no hay profundidad a salvo de sus explosiones.
¡Esta Selene...!

Thornton dijo...

Tordon, si vienes por aquí y no me llamas te mato. Mi correo figura en mi perfil.
Pasea por la plaza de las Flores, por la plaza Belluga y la de Santo Domingo.
Para tapear, la plaza de las Flores y alrededores.
Para comer bien tienes el Alborada (968232323), Acuario(968219955), Morales(968231026),JL(968220730).
Si vas por La Manga, te recomiendo La Tana (968563425).
Un abrazo y no dejes de llamarme.

Tordon dijo...

Haciendo caso de su doble comentario , estimado Peleón, me sumergiré dos veces.

Pero ni en lo más profundo escaparé al hechizo de la pálida mirada de Selena.

Lo mejor es rendirse, estamos rodeados.

Tordon dijo...

Gracias, estimado Zorton , por tan valiosa información.

No se si se elevará mi espíritu ante la contemplación de tamaña belleza, pero a buen seguro que no moriré de hambre.

Un abrazo

Isabel Martínez dijo...

Señor Tordon, me uno al amigo Thornton y le digo que tiene mi correo en mi perfil. Si viene a Murcia, sería un placer conocerlo.
Avise y no se corte. Si el aviso se lo da a Thornton, él me lo comunicará, no se preocupe.
Salu2.

Tordon dijo...

Sería un honor conocerles a todos ustedes, estimada Isabel.
Y a pesar de mi timidez (como se evidencia en la foto de mi perfil)
trataré de sobreponerme, hacer tripas corazón e intentar el contacto.
No me haga mucho caso, pero creo recordar que aterrizaré por aquellas tierras los últimos días de Mayo o los primeros de Junio.

Besos

Anónimo dijo...

Vale, estimado Tordon. se lo dire. La pregunta clave es: ¿Con quien?.

Anónimo dijo...

"Porque uno habla de las bondades del divorcio y el otro parece su ex-mujer."
Totalmente equivocado, sr. Tordon!!!

Anónimo dijo...

A mi me parece que es mas bien al contrario de lo que usted opina sr. Tordon. Por otra parte, no creo que despreciase la municion con ese objetivo

Tordon dijo...

Vale, vale, lo admito, nunca seré un buen detective.

¿Al revés, dice usted?
¿Es la ex-cónyuge la que habla de las bondades del divorcio?
Bueno, eso resulta bastante verosímil.

Lo que queda diáfanamente claro es que el "anónimo" es mujer: Ningún otro ser daría tantos rodeos para explicar algo.

Besos,pues, si es mujer.
Si es hombre, con un cordial saludo va que chuta.

Aquí me quedaré... dijo...

¿Puedo aportar las palomitas?

Tordon dijo...

Claro, claro, mi querido Limonchelo, traiga las palomitas.
Y yo pondré la Coca-Loca y los sorbetones ruidosos.

Aunque ,con su sola presencia, la película adquiere un notable interés .

solitaria de la mancha dijo...

Lo ve como no tiene que pasar tanto tiempo entre un post y el siguiente? ,pa muestra la paranoia que se ha montado con tantos comentarios ...si nos diera mas temas para opinar seguro que alguno-a no se liaria tanto...Vamos,que yo almenos ,ya toy esperando su nueva entrada.
Saludo afectuoso

Tordon dijo...

De acuerdo, Llanera Solitaria, sus deseos son órdenes para mí:
Ya voooooyyyy...

Fiebre dijo...

Aquí la tonta de los libros de instrucciones - es lo primero que abro al desprecintar cualquier caja- se ha quedado obnubilada.

Me ha gustado eso de "déjame hacer a mí". ¡Qué descanso...!

¡Qué bien me vendría no estar pendiente de todo por una vez!

Anónimo dijo...

jajajajaja
este tal Javi me suena a mi de algo!!!

Tordon dijo...

No me creo , estimada Febrícula Primaveral, que con lo que usted inspira al personal, haya algún sinsubstancia que se quede alelao ante su presencia.

Y si se diera el caso,¿ha pensado que tal vez los intimida con su belleza sureña?

Besotes, "señoritasuperpendientedetó"

Tordon dijo...

A pesar , estimado Anónimo, que usted pueda reconocer al que aparece en la foto (personaje cercano que amablemente posó para este submarino), le aseguro que su problema es bien distinto: No sabe de cual de sus tres novias está realmente enamorado...

¡Ya quisiera yo tener sus dudas!