jueves, 24 de noviembre de 2011

FÚTBOL ES FÚTBOL

El fútbol es un deporte que practican en el mundo más de 270 millones de jugadores (partidos oficiales,) y que se juega con una pelota esférica de cuero no mayor de 70 cm , 450 gr de peso y una presión equivalente a 0,6 atmósferas a nivel del mar.
Dicen los tópicos que Brasil es una nación apasionada por el fútbol, pero,-¡ya me conocéis!- si no meto el dedo en la llaga no creo, y allí me fui para comprobar la veracidad de estas afirmaciones.
Pero no penséis, malévolos blogueros, que fui irreflexivamente, a tontas y a locas, nada dejé al azar, me puse las pilas , hice los deberes y organicé un grupo viajero formado por 11 magníficos profesionales:

En la puerta, el inigualable Juan Casillas Prades, toda una garantía bajo los palos. Es tan grande su capacidad negociadora, que el último partido lo perdíamos por 5 a 0 pero él convenció al capitán del equipo contrario para que firmara un honroso empate a 2.
En el lateral derecho, la extraordinaria Esperanziña, más que nada porque en esa banda se coloca el masajista con las botellas de agua.
En el centro de la defensa, el colosal Mariano, experto en llaves (de judo), de gran utilidad para disuadir al contrario.
En lateral izquierdo el ágil Enrique, que es su puesto natural, dada su tendencia a escorarse hacia esa banda. Nos convenció de que la mejor bebida isotónica por esas tierras era la caipiriña.
Como centrocampistas llevamos a Carmen, Ángeles, Mercedes y Nuri, una expertas en el arte del regate y del regateo .No obstante, son de poco fiar, ya que en los segundos tiempos se dedican a visitar el banquillo contrario para comprar gorras y camisetas.
Y formando la temible delantera, ahí estaban los valerosos Jaime, Tordon y Santi Gento., si bien su misión era puramente testimonial, ya que las centrocampistas no les daban bola e iban a su idem, dejando para ellos la arriesgada misión de transportar la Visa.




Bueno, a lo que iba: El tópico resultó cierto, y en Brasil el fútbol es como una religión. Y para demostraros la veracidad de mis afirmaciones, ahí os adjunto la foto del campo de fútbol del equipo de la isla de Itaparica, un estadio en el que – por razones obvias- solo se celebran partidos cuando coinciden con la bajamar.



Otro ejemplo: En una aldea recóndita del Amazonas, de menos de 500 habitantes, se erige (ver foto) este maravilloso campo de futbol con ¡ocho! porterías.



¿Serán los partidos simultáneos?





A los aficionados españoles se les conoce como “hinchas”, a los ingleses, como “hooligans”, a los italianos, como “tifossi”, pero a la afición brasileña se la conoce como "la torcida”.


Mañana os cuento por qué.

6 comentarios:

silvo dijo...

Con razón dominan el fútbol como lo hacen. ni siquiera tendrán problemas de horarios como pude demostrar el equipo de Itaparica ya que las bajamares no son exactas cada día jaja, con un centro del campo a su bola es muy difícil finalizar jugadas pero veo que un honroso empare, dadas las circunstancias, ha sido un gran resultado, salu2

Food and Drugs dijo...

Pues me has dejado intigado, amigo Tordón. Y por experiencia sospecho que tu explicación al nombre no va a ser, en modo alguno, intrascendente.
De hecho la palabra "torcida" sugiere muchas cosas, todas ellas de naturaleza contundente.
;-)

Tordon dijo...

¡Caramba, Mega-Silvo, se ha leído usted hasta la letra pequeña!
A buen seguro que a usted no le engañan los del gas, los del agua y los de telefónica.
Salu2, guerrero del ciberespacio.

Tordon dijo...

Su intriga no merece demora, estimado Fudandrús, y en cuanto disponga de un minutillo le explicaré el origen de la "torcida".
Pero no se deje engañar por la contundencia del término, ya que la cosa resulta mucho más liviana de lo que aparenta.
Salu2

Conguito dijo...

Esto me suena. Me acuerdo de los meninos jugando en las favelas, no hay favela sin campo de fútbol...No hay que olvidarse de las telenovelas también.

Debe de ser así en toda Sudamérica. El día que Chávez quiso quitarles a los venezolanos las telenovelas fue el comienzo de su fin (sólo que se está alargando mucho...)

Besos

Tordon dijo...

Usted conoce mejor que nadie, estimada Conguito, ese ambiente brasileiro repleto de fútbol, telenovelas y samba.
Y durante su estancia usted debió bailar lo suyo, ya que fue madre por tres veces...
Besotes