sábado, 15 de octubre de 2011

¿ ENVEJECEN LOS BLOGS ?

Tal vez sea la disminución de la luz que acompaña a la llegada del otoño; tal vez sea la prolongación inevitable del síndrome de depresión postvacacional (Ya sabéis que tras el verano el único que se alegra de la vuelta al trabajo es el ginecólogo de la Sharapova); tal vez sea la declaración trimestral de Hacienda…
Sea como fuere, lo cierto es que me siento invadido por oscuros pensamientos trufados de tristeza, por aciagas reflexiones repletas de nostalgia. Y me reconcome la melancolía, me azuza el abatimiento, me martiriza el desánimo. Y en ese ámbito de intenso desconsuelo me ha dado por preguntarme una y otra vez: ¿Envejecen los blogs?
Porque cuando repaso la lista de blogs favoritos del submarino me impresiona la muda desolación de los que poco a poco han sido engullidos por la vorágine del ciberespacio: Mamá-rin, la princesa de las nieves, se escurrió a través de su “Mirilla” hace dos años. Lo mismo le ocurrió a Miss Perseidas, que en aquel tiempo andaba buscando casa. ¿La habrá encontrado?; Hace un año, Ovetdao se ensimismó entre las diversas teorías de la observación y desde entonces nada hemos sabido de ella. Lo mismo aconteció con la bella Bruni, que se petrificó en una foto de los teleñecos; Kent se trasladó de barrio sin dejar dirección conocida; Lunática nos abandonó también, aunque, eso sí, avisándonos primero de que en Asia todo estaba tranquilo; Alicia se durmió bajo el arrullo de sus palabras sorprendidas; La Luna quedó sepultada con los ositos bajo una copiosa nevada; El reflexivo Cuanmarce desapareció hace ocho largos meses y el intrépido Buscador de Milhadas ni está ni se le espera desde entonces. Algunos de los habituales, más que “Lagunas en el diario”, yo creo que tienen océanos. ¡Mecachis! De Sandra nada sabemos, y “Noite de luna” hace seis meses que no dice ni pío .Nuestra psicóloga de cabecera, la doctora Laura, nos abandonó por la jet-set, con la que seguro que tiene más trabajo. Conguito, sin embargo, se despidió como mandan los cánones:”Con esto y un bizcocho, hasta mañana a las ocho”. La Cactusa, en una pirueta misteriosa, nos dejó pendientes de un hilo sin que llegásemos a saber si la cabra finalmente se despeñó o no por la ladera.
Pero "cuando hables de las minusvalías ajenas no te olvides de mencionar las propias" y así , mis "200" entradas del 2008, quedaron reducidas a "93" en 2009 y a"50" en 2010, para jibarizarse definitivamente en las escuálidas "23" del año en curso.
Por eso me pregunto de nuevo: ¿Envejecen los blogs?
Dicen los entendidos que el equivalente humano de la edad de un perro resulta de calcular un año como si fueran 15 . En el blog, en el que todo se sobredimensiona (se “maximiza” que dirían los horteras), pienso que razonablemente se podrían multiplicar las cifras por dos.
Y considerando que el submarinobajoelgrifo hace ya cuatro años que inició su singladura, ¿debería yo pensar que mi blog ha cumplido ya más de 120 años? ¿No estaré un poco mayor para estos menesteres? Y aunque el ejemplo de doña Cayetana me reconforta, ¿no estaré yo alargándome más de lo necesario? ¿De tanto tensar el arco no acabaré rompiéndolo?¿Estaré ciberespacialmente muerto? ¿Seré yo -sin saberlo- un alma en pena que recorre el espacio virtual? ¿Seré yo un poco fantasma? (A esta última pregunta no contestéis, so listos)
En fin, que todo tiene principio y final, y resulta más que evidente que los blogs -querámoslo o no- envejecen.
Y lo que es peor, los blogueros también.
Y esto último me provoca un momento de gran excitación sexual , porque me jode, me jode y me jode.




Bueno, seamos positivos y pensemos, que- al igual que lo mío con la Jolie-, fue bonito mientras duró.

30 comentarios:

Conguito dijo...

¡Noooooooooooooooooooooooooo! ¡Oiga, no se me ponga trágico!¡Ahora que iba a poner a escribir otra vez!
Como siempre, llego tarde...

Besos

silvo dijo...

Jajaj, no contestaré a lo que no quieres que lo haga jaja.

Esto es un organismo vivo, gente que parecía iba a estar eternamente desaparece, en cambio aparece otra, quizás lo nuevo ilusione y en muy pco tiempod eja de serlo y se acabe la la fuerza inicial,en fin es así esto, salu2

Isabel Martínez Barquero dijo...

Envejecen y se mueren, qué duda cabe. Pero, a diferencia de los humanos, tienen tendencia a resucitar en un momento dado. Estas particularidades blogueras se deben al particular medio de expresión. En un principio -como todo buen cuelgue- uno no está para otra cosa, se chuta en vena con los comentarios, va ciego a los otros blogs y ve doble o triple -según la magnitud de la borrachera-. Con el paso del tiempo, la inteligencia se impone y el colgado entiende que su vida no se reduce a las ondas cibernéticas ni sus amigos a los virtuales. Llegados a este punto, se aleja, pero echa de menos el medio. Y un poco más adelante, aprende a compaginar y a dar a cada parcela su espacio. ¿Por qué renunciar al blog si sienta tan bien en pequeñas dosis? Conclusión: el bloguero se torna sibarita y picotea de aquí y de allá, sin atiborrase como un zampón cualquiera. También, desliga el concepto de obligación del blog, como se hace con las verdaderas amistades, y sólo acude cuando le apetece. Quienes le quieran ahí estarán, qué carajo.

Por todo lo expuesto, estimadísimo Comandante, haga usted el favor de dejar de plantearse preguntas metafísicas de tinte sombrío, muy propias del otoño, y tome el mando de su submarino a su aire, pero no lo abandoné al albur de las profundidades oceánicas.
Es más que probable que encuentre a la Jolie, anímese, hombre.

Sin más, reciba un abrazo de ésta que lo quiere. A currelar sin desmayos de filósofo, ea.

Food and Drugs dijo...

El mío sufre también de una Progeria en estado avanzado, pero los médicos confían en que aguante con vida al menos hasta que se hunda definitivamente la civilización occidental, o en su defecto, a la llegada de un nuevo asteroide.
Pero seamos positivos, los blogs no envejecen, maduran.
Pierden la inocencia y se vuelven más resabiados, pero también más cuerdos y serenos.
El problema es si se ve que empiezan a chochear. Entonces sí, sin contemplaciones al asilo.
;-)

Cabopá dijo...

Miedo me ha dao esa fotico que ha puesto usted Sr. Almirante...
No le llamaré lo que no quiere, porque usted no envejece o al menos no se le ve tampoco con ese pasamontañas....
Ah, a veces cuesta mucho subir desde el sur al norte...
Besicos.

Pele Ón dijo...

Me viene a la memoria una rubia del revés y algún otro efímero visitante...
A medida que uno sube, va más despacio y más cansado. Pero la vista es cada día más bonita, más extensa, más bella, y más cerca de la cima. Cada paso se añade a los gigantescos avances anteriores, como el infinito admite siempre otro elemento del conjunto. La luz, cada vez más clara, nos empieza también a iluminar desde dentro. Y nuestra luz, se ve también desde más lejos, y más gente se pregunta: ¿quién habrá sido capaz de llegar hasta ahí?
En fin, no sé si para prolongarle el éxtasis sesual, sensual, sexual o sinusal, se lo digo para joderle bien jodido.
En el submarino no cuenta el viento, pero recuerde que todos los vientos son buenos para un buen marinero, excepto para el que no sabe dónde va. Y eso, usted y yo lo sabemos bien.
Un abrazo.

Nebroa dijo...

Calla, coño!!
Ay, es que no tengo ganas de teclear, pero que estás mu tontunoooo!

cactus girl dijo...

No se me ponga triste, estimado Sr. Tordon.

AL final no me despeñé, pero estuve a punto.

Sigo con mis menesteres, pero nunca me olvido de pasar un ratito y saber cosas de usted.

VOlveré?? Puede. Siempre tengo algo que contar.

Un beso de tornillo sin ningún tipo de decencia.

Tordon dijo...

Usted, mi querida Conguito, nunca llega tarde y es más puntual que un reloj suizo (¿alemán?).
Si usted vuelve a escribir ,yo la espero, porque "si usted me dice ven, lo dejo todo"
Bueno, todo menos a la rubia y a la jauría adyacente.
Besote.
PD: ¿Le divirtió Rossini?

Tordon dijo...

Usted , estimado Mega-Silvo, es un claro ejemplo del vigor blogueril,un modelo de persistencia ciberespacial, un paradigma informático, un monstruo de las galletas "posteadas".
Permítame que le felicite a la vez que le ruego que me de la receta para mantenerse sin desmayos en la cresta de la ola bitacoril.
Salu2, maestro.
PD: Usted no se lo creerá, pero la mayor parte de las veces, yo me entero de las noticias importantes a través de su blog antes que por los medios de comunicación convencionales.

Tordon dijo...

Entiendo, acepto e incorporo las sabias reflexiones que emanan de una bloguera de prestigio como usted, estimada Isabel,y me parece muy razonable ese "estatus sosegado" que me propone.
No obstante, permítame discrepàr (solo virtualmente) en ese asunto del sibaritismo excluyente hacie el que camina el bloguero avezado.
Porque una de las cosas que busco en el blog, es el hecho de que me proporcione contacto e información de muchas personas con las que de otra forma jamás- o improbablemente- contactaría.
Existen muchos foros,- libros, conferencias, ensayos- específicos para la indagación en temas "más serios", más "académicos".
Pero lo que esos medios nunca me proporcionarán será esa visión íntima,fresca, espontánea heterogénea, aleatoria , de las personas con las que me cruzo a diario en la calle y con las que -por distintos motivos-edad, geografía,hábitos sociales-nunca tendría oportunidad de cambiar impresiones.
Y así, tanto me interesa el disgusto de una adolescente a la que su novio ha abandonado , como la sesuda reflexión filosófica de un octogenario.
No obstante, no me haga mucho caso, ya sabe que soy un poco histriónico y con tendencia a la exageración, y que -en mayor o menor medida- continuaré adherido al submarino como una lapa a la roca como un molusco en una roca cantábrica.
¡No se librarán de mi tan fácilmente!

Besote, ilustre murciana.

Tordon dijo...

Estimado Fudandrús:
¡No mente el asilo en casa del bloguero provecto!
¡Es que ya me entran escalofríos!
Aunque me consuela pensar que usted me lleva 30 años en la actividad bloguera.
¡Soy un "yogurín" a su lado!
Y sí, en efecto , ya soy más maduro- aunque mi señora opine lo contrario- pero tengo miedo de madurar tanto que acabe por caerme del árbol.
Bueno, no me quejo, un día decidí ser inmortal y , hasta la fecha, todo discurre según lo previsto...

Salu2

Pilar dijo...

Envejecen o simplemente se hacen la permanente o cambian de acera.

Cuidese Señor Tordon, esa tosecilla...

Tordon dijo...

Agradezco sus ánimos, estimada Cabopallá, aunque ya le adelanto que soy optimista por naturaleza y que llevo bastante bien lo de la edad "madura".
Además , me agarro como un clavo ardiendo a esa leyenda urbana que dice que a las señoras los hombres con canas les parecen "interesantes".
Interesantes ¿por qué?.
O peor aun, ¿para qué?.

En fin, mejor no preguntar.

Un besote

Tordon dijo...

Aunque usted asegure , estimado Contramaestre, que nosotros sabemos bien donde vamos, confío en su experiencia a los mandos de la nave, porque yo estoy ligeramente desorientado.
Me habla de luces y paisajes desde la cima , pero supongo que eso usted no se atreverá a decírmelo a la cara cuando esté sobrio.
Que sí, que tiene razón, pero también le recuerdo que cuanto más alto se sube,mayor es la caída.

Bueno, lo dicho, coga el timón y arréele con el remo al que se desmadre.

Salu2

Tordon dijo...

¡Ya empezamos!¡ La de las orillas del dolor, la estimada Chenoa siempre armándola! ¡Pa una vez que me escribe me llama "tontuno"!

Bueno, no me quejo, por lo menos ya no me lama "mamonazo", lo nuestro tiene futuro.

¡Vamos mejorando!

Un besote, rubia peligrosa.

Tordon dijo...

¡Qué alegría, estimada Cactusa, de volver a verla!
Espero con ansiedad su retorno bloguero y espero que algún dia usted me atice ese suculento beso de tornillo en cuerpo presente.

Otro para usted.

Tordon dijo...

¡No me diga que me cuide la tosecilla, estimada Pilarica , que yo soy muy hipocondríaco y ya me está subiendo la fiebre solo de leerla!
POdré cambiarme de acera, pero lo de salir del armario ¡ni lo sueñe!

Un besote y felicidades atrasadas por su onomástica.

Conguito dijo...

Rossini es eterno a pesar de las puestas en escena.

También me divirtió la boca de la mezzosoprano: un espectáculo en sí.

A los hombres del coro les deberían pagar un extra por salir haciendo el ridículo de esa manera...

Besotes

Jose dijo...

Saludos Tordon.

En mi caso, he ido abriendo y cerrando blogs según me lo iba dictando mi estado de ánimo. Eso sí, como soy algo previsor, he guardado todo lo escrito y ha terminado publicado en un libro, como se puede ver en uno de los dos blogs que aún quedan abiertos.

Ya no escribo tanto -o tan poco- como antes, principalmente por culpa del Facebook y de sus juegos. Pero creo que voy a volver al redil blogueril antes de las Navidades.

No traeré un turrón debajo del brazo, pero sí algunas frases arrimadas en forma de párrafo. Menos da una piedra o el turrón duro.

Un abrazo.

Jose.

Tordon dijo...

Se supone, estimada Conguito, que el coro rossiniano era de eunucos , no de travestis, pero ya se sabe que con D. Emilio todo es posible.No cabe duda de que es muy bueno en el manejo de la escenografía, pero el hecho de que quiera demostrarlo continuamente le pierde.
¿Y qué me dice del argumento? Al final es lo de siempre: Ustedes hacen lo que quieren y nosotros nos transformamos en Papataccis.
¡Brrrr.....!

Besote

Tordon dijo...

¡Caramba, D. José, qué callado se lo tenía!
Espero poder echarle un vistazo a ese libro en breve, seguro que resulta muy interesante.

¡Enhorabuena y a por el segundo...!

Salu2

PD: Pero recuerde - aunque suene un poco lapidario-que "tus amigos blogueros no te olvidan.

Dama Luna dijo...

Los blogs, es como casi todas las cosas que conocemosi,las cosas al igual que nosotros, nacen, crecen se multiplican y mueren, algunas veces algun blog renace, pero casi siempre vuelve a desaparecer otra temporada...

Pero alegremonos por que siempre estarán divangando por el espacio...
Los blogs se diferencia de sus autores solo en que una vez muertos

Un besito estimado Tordon!!!

Muaaaaaaaaaks

Dama Luna dijo...

Yo creo que los blogs son como las personas que los escriben,nacen, crecen se multiplican y mueren, salvo que en este caso dejan recuerdos en lugar de descendencia.

Además estos suelen revivir en ocasiones... Solo has que esperar a que al autor le entre un poco de nostalgia.

Un besazo mi querido Tordon.
Muaaaaaaaaaks

Tordon dijo...

Sabias reflexiones las suyas, estimada Dama Luna, y me tranquiliza saber que mis embarazos blogueros no dejan descendencia sino recuerdos.

¡Me encanta volver a leerla!

¡Requetemuaaaaaaks!

Conguito dijo...

Ante la volubilidad caprichosa de los hombres no nos queda otra que manejarnos a golpe de astucia y encanto.

Beijinhos

Tordon dijo...

Eso, eso, astucia y encanto.
¿Quién puede luchar contra esa explosiva combinación?

¡Me rindooooo...!

El Buscador de Miradas dijo...

Cómo que no se me espera Mr. Tordon, no diga usted eso, hombre, que me hace pensar en el Más Allá, y después de ver la foto que ilustra el post, ni le cuento. :)

Nunca he sabido muy bien por qué nace un blog, qué empuja a una persona a exponer publicamente unos sentimientos, unas ideas o unas vivencias. Pero todos nacen bajo unas determinadas circunstancias personales, que pueden ir cambiando o no, y afectando al blog o no. Y luego está la parte del desgaste o envejecimieto, que yo creo que es inevitable, y que a veces se solventa desconectando unos días o semanas, pero que no siempre se encuentra luego la motivación para volver.

En mi caso, que me voy meses, se me hace cada vez más difícil, entre otras cosas porque no tiene demasiado sentido volver para irse de nuevo. Y porque las circunstancias ya no son las mismas, y las motivaciones tampoco.

En fin, espero no haberle aburrido con este comentario-tocho-reflexión que a buen seguro hará que no se me espere en siglos. :)

Un placer saludarle, en todo caso.

Un abrazo.

Tordon dijo...

No solo no me aburren sus reflexiones, estimado Busca, sino -bien al contrario- me reconfortan sobremanera , ya que me sirven para confirmar que sigue usted vivito y coleando, aunque -eso sí-prudentemente alejado de este nuestro querido valle de lágrimas bloguero.
Y hago propias sus aseveraciones en el sentido de que la motivación cibernética es más cambiante que la donna y la piuma al vento y que en ocasiones la pregunta "¿qué demonios hago yo aquí?" resulta más que pertinente.

Tal vez usted fue más inteligente que el que suscribe y supo retirarse a tiempo para -de esa manera - llegar a ser recordado con una aureola de moderación e ingenio.

No, de santidad , no.

En fin, que me alegra un montón saber que se encuentra bien y que-aunque sea de manera esporádica- todavía husmea silenciosamente entre las ruinas de este submarino.

Un abrazo

Aquí me quedaré... dijo...

No me he ido.
Simplemente le había perdido y no le encontraba.

Además me tiene usted en una foto ajada y desactualizada y eso no puede ser.

Besos de

Carita de limón