sábado, 5 de marzo de 2011

Tordiñano

Gracias a vuestra sagacidad clarividente y a vuestra perspicacia sin límites, a estas alturas ya habréis deducido que la similitud entre el título de mi entrada de hoy y el apellido de un mediático cocinero vasco no es pura coincidencia, y que sólo es una disculpa para deleitaros con mis inigualables virtudes culinarias, con mi buen hacer en asuntos gastronómicos, con mi inusitada habilidad para desenvolverme entre ollas y fogones.

Lo malo de compartir impuestos y alcoba con una mujer profesionalmente muy cualificada –y Presidenta de una sociedad científica de ámbito nacional-, es que sus compromisos laborales propician que muchos días del año se encuentre ausente del nido familiar.
No obstante, siempre preocupada por mi supervivencia, se las arregla para hacer un paréntesis en su frenesí intelectual e interesarse por mi augusta persona.
Ayer me llamó por teléfono:
-Tordon, ¿dónde has ido a comer hoy?

Añadiendo un toque de dignidad herida a mis palabras, le contesté:

-Hoy no he ido a ningún sitio y me he hecho la comida yo solito.

Tras unos segundos de silencio-que yo atribuyo al estado catatónico que le indujeron mis palabras-me replicó:

-¿De veras? ¿Y qué has cocinado?
-Bueno, en realidad he elaborado un “arroz inmediato post-digestión” (*)
-¡No me digas!. ¿Y qué ingredientes has puesto?
-Bueno,…pues…agua…y...arroz… Se me olvidó echarle la sal, pero como comprenderás, con tamaña cantidad de componentes, se me fue el santo al cielo y uno no puede estar en todo…
- Mmmmm…suena delicioso -continuó ella ¿Y no has comido nada más?

Quizá estaba yo un poco susceptible, pero me pareció percibir en el “delicioso” un retintín de sarcasmo, y le contesté con la maldad que me caracteriza:

-No, además , de segundo, he preparado un “Pollo al viudo alegre” ¿Quieres que te diga los ingredientes?

Pero ella – lista como mi hambre- captó la indirecta y se apresuró en la despedida:

-…No, ya me los contarás otro día, que ahora tengo prisa. Nos vemos mañana. Un beso.

Pero he de añadir, queridos blogueros, que por mucho que tratemos de apagarla, la verdad es como una antorcha en medio de la niebla, y que a mi señora le salen mucho mejor los guisos que a mí, y no sé si será debido a su mayor formación "académico-culinaria" o simplemente a que los adereza con una dosis extra de cariño. Sea como fuere, y a pesar de que aun me duelen las muelas de masticar mi suculento “arroz inmediato”, lo cierto es que la quiero un montón y que la echo de menos, especialmente a la hora de comer.

Y que lo bueno de estar abundantemente servido y acostumbrado a los condimentos caseros, es que a uno no le entra la tentación de degustar exóticos e inciertos menús ajenos.

¡Coño, espero que ella piense lo mismo…!


(*) Denominación comprensible solo para los técnicos en alimentación.
.
.

32 comentarios:

silvo dijo...

No se, no se, pero de le preguntan donde ha comido hoy será porque usted come fuera a menudo y aquí hay lugrares excelentes para realizarlo,lo que le sirven a uno en otra casa es casero para quien vive en ella y ¿para las vitas es lo mismo?, salu2

cabopá dijo...

Ay,Todón, Tordiñano...que sólo la echas de menos a la hora de comer..
Hacía tiempo que no me asomaba por aquí, pero ya veo que tu condición ironica-sarcastina no tiene precio.
Un día de estos nos cuentas la del pollo.
Besicos.

Fiebre dijo...

Seguro que ella piensa también lo mismo.
Es bonito eso, después de tantos años.
Sana envidia (¿la envidia puede ser sana?) me dan ustedes...

Besos malagueños.

Food and Drugs dijo...

Señor, Tordiñano... A usted nunca le explicaron eso de que con la comida no se juega?
Bueno, se lo pasamos por hacernos posts ricos, ricos... Aunque sea medio catatónico por el efecto de ese arroz "cero delicias".
Un abrazo.
:-)

Pilar dijo...

Un poco de hambre no viene mal, a veces.

Besos sin calorías, ni sabor, ni na de na, no sea que se me acuse de tirar sin balas.

Mery Jane dijo...

Bueno, Tordiñano, por algo se empieza, alguna vez tiene que ser la primera. No te preocupes, un arroz no es tan fácil que te salga bien a la primera; a mí me costó práctica, la verdad. Todo el mundo me decía que era facilísimo pero luego nadie te explicaba algunos detalles,...si te lo has comido realmente es que no estaba tan incomible, así que...te doy la enhorabuena y no te desanimes.

En fin,...para la próxima te aconsejo que busques un libro de cocina...estas cosas no se aprenden por ciencia infusa. Seguro que te saldrá bien la próxima vez.

O bien busca latas por casa, compra embutidos...y bocadillos!!

Pele Ón dijo...

Esta vez no la hemos secuestrado nosotros. Ya se sabe que los técnicos de ayuda de alimentación no pueden ayudarse a sí mismos, tienen que externalizar el servicio.
Por si le sirve, mi referencia es hoycocinamama, que además, queda en casa, no como la señoras.
Con penas y sin pan... Ánimo, le debe de quedar ya poco.

alfredo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tordon dijo...

¡Ay, estimado Super-Silvo, usted siempre poniendo a prueba mi comprensión lectora con sus espídicos comentarios!
Pero, en caso de duda, estoy de acuerdo con usted, que conste.

Un abrazo, Mega-cibernauta.

Thornton dijo...

Pero Tordon ¿a qué esperas? Aprovecha para ver a la Joli.

Si es que eres un romántico y encima fiel. Estás perdido, eres un muerto vertical.

Un abrazo.

Tordon dijo...

Me alegra, estimada Cabopallá, que me atribuya usted la virtud de la ironía, ya que es mi intención salpimentar el blog con un ligero toque de acidez.
Porque para eso de "tu me quieres mucho , pero yo mucho más a ti" ya están otros blogs, las pastelerias y la vida misma.

Besote, marinera intrépida.

Tordon dijo...

Estimada Musa de la Rosaleda:
Yo también envidio su belleza, pero lo sufro en silencio.
Y si no fuera por mi condición de "casado-enamorado"- valga la contradicción- estaría corriendo detrás suyo por la arena del Pedregalejo.
Y ya sabe que nada de mérito tiene lo del amor y que en estas lides-como en la Bonoloto- el azar juega un papel decisivo.

Besote, guerrera albiceleste.

Tordon dijo...

Gracias por sus inmerecidos elogios, estimado Fudandrús, pero me temo que mis especulaciones blogueras tienen menos sustancia que ese "arroz viudo" surgido der mi famélica soledad .

Pero la moral es lo último que se pierde.

Un abrazo

Tordon dijo...

Un poco de hambre no viene mal, estimada Pilarica, pero lo mío se acerca peligrosamente a la inanición.
Y ya sabe que la dieta es como la soledad, que si se persiste en ella puede llegar a ser mortal.

Usted me manda besos insípidos , pero gracias a mi condición de daltónico no me daré por enterado, y prometo contratacar con otros llenos de sacarosa.

A no ser que usted sea diabética, claro

Besotes, fierecilla.

Tordon dijo...

No se crea usted, estimada Merillein, todas las exageraciones que pululan por este fantasioso blog.
Porque lo cierto es que el arroz me quedó de rechupete, digno de un principe, hecho atribuible al seguimiento escrupuloso de las cantidades y tiempos que se especifican en el envase.
Y es que el arroz Basmati siempre queda bien, suelto, al dente, a prueba de chinos y de Rodriguez.

Incluso cuando es atacado por un analfabeto culinario como yo.

Un besote, super-nurse.

Tordon dijo...

Usted, estimado Contramaestre, es un hombre ducho en condumios y filosofías esprituales y sus consejos son tenidos en alta estima por este humilde coma-andante de submarino
Y le agradezco su referencia de "hoycocinamimamá", pero creo que me saldrá mejor la receta si llamo a Telepizza.

Un abrazo

Tordon dijo...

Tiene usted razón, estimado Zorton en cuanto al ortostatismo de mi cadáver.
Porque todas las cosas que surgen del corazón y no del intelecto contienen un poso de incomprensible negrura y trazas de eternidad.

Pero así es la condición humana, y así la acepto.

Salu2, docto murciano

PD: ¿Qué tal le saldrá la paella a la Angelina?

Isabel Martínez Barquero dijo...

Seguro que ella piensa lo mismo, estimado Coma-Andante, no sufra.
Ay, cuando uno se acostumbra a lo bueno, no lo engañan los chiringuitos de tres al cuarto.
Besotes.

Anónimo dijo...

¡vaya vaya! Parece que todo lo que no sea elogiarle lo censurará automáticamente. No sorprende, no.

El loco de la colino dijo...

Estimado Tordon:

Creía que era el único loco que se pasaba por este blog, ya veo que no.

Saludos, el loco de la colina.

Tordon dijo...

Estimados blogueros:
Siendo yo consciente de que todo blog que se precie debe tener su correspondiente anónimo que incremente el morbo, propicie la polémica y que de esa manera- aumente la audiencia, ya me las prometía yo muy felices con la aparición en el mío de un interlocutor que reuniera las características exigidas a este tipo de perfil.
Pero cuando yo pensaba que había encontrado a un individuo poseedor de la patología mental requerida para este tipo de menesteres, una llamada de uno de los comentaristas habituales me explica que no haga mucho caso, que tan solo se trata de su exmujer que no acaba de asumir su separación matrimonial y uq- a nada mejor que hacer-le persigue inmisericordemente por todos los lugares de este mundo, incluido el ciberespacio.
¡Qué decepción! ¡Y yo que pretendía tener mi propio psicópata!
Es decir, queridos blogueros, que, con esa llamada, mis ilusiones se han disipado como la neblina en una mañana de primavera.
Sin embargo, mi querida E, no todo está perdido, porque yo le propongo un trato ventajoso y éste no es otro que usted continué con su fantasiosa concepción de la realidad y dispare a diestro y siniestro con todo tipo de calumnias, suspicacias e insultos, que yo me haré el despistado y obviaré que usted tan solo es una mujer despechada que trata por todos los medios de combatir su terrible soledad.
Pero, por favor, se lo ruego, abandone ese ramalazo de ex -señora compungida e idee algo realmente ofensivo, algo creíble, algo que despierte mi curiosidad y me compense el hecho de tener que responder a sus lacrimosos mensajes en busca de ayuda.
Porque algo que me aburriría tremendamente es tener que limitarme a enviarle a mi abogado para que la demande por insultos y calumnias y enriquecerme a costa de una pobre separada. Es decir, estimada amiga , que ,o usa la imaginación o mejor no nos dé la murga con gilipolleces pasteleras que a nadie importan.
Esperando que , como buen desquiciado, sea usted sea capaz de adquirir la suficiente maldad requerida a todo psicópata anónimo que pretenda comentar en este maravilloso blog, se despide afectuosamente su querido comandante de submarino.

Tordon dijo...

Sus palabras, estimada Isabel, traquilizan mi espíritu y me reconfortan el ánimo .
Y sí, tiene usted razón, a lo bueno es fácil acostumbrarse y ese es uno de los motivos que me llenan de amargurapor no poder pasarme por su blog con la frecuencia que se merece.
Tengo unas ganas tremendas de finiquitar los compromisos laborales que me atenazan y retornar a la blogosfera con renovados ánimos.
Mientras tanto, seguiré leyéndola y sufriendo en silencio.

Un besote, murciana ilustre.

Tordon dijo...

Estimado Locodelacolina:
Por mucho que se esfuerce usted, se nota a la legua que es una persona de buen corazón y exquisitos modales.

Gracias por su comentario y su sana locura.

Salu2

Luis dijo...

Mecagunros... Tordu... pa una vez que tienes movida en el submarinu píllesme de viaje por “jolibú”... con una “amiga” común... jejeje.... conste que al leer hace unos días tu post... me dio tanta pena la fame que tabes pasando que te envié un sms a tu no-móvil pa invitate a comer (revísalo y comprobarás que no miento)... incluso estaba dispuesto a enviarte mi jet privado para que compartieras mesa conmigo y la Joli... pero ni putu casu.... ainsss Tordin.... tas en baxio....

PD: Atento a mi próximo post.... no llores eh... c'est la vie.... pero es que como solo sabes amagar... no pude resistirme a sus encantos... y mira que lo intenté ehhhh.... Abrazu calamar de prau....

Anónimo dijo...

Permítame una amplia sonrisa.
Con toda mi satisfacción,
un abrazo

Tordon dijo...

No hace falta que mire mi inmóvil, estimado sidreru, porque yo de usted me fío y sé que hace todo lo humanamente posible para mantenerme nutrido el espíritu y el michelín.
Le agradezco el detalle, pero vaya preparando una bolsa de hielo para la entrepierna porque en cuanto lo vea voy a practicar el estilo Messi con sus cataplines.
Porque de ninguna manera voy a consentir que use el nombre de mi doncella en vano.

Abrazu, pulpo del arenañ.

Aquí me quedaré... dijo...

¿No sería buena idea de regalo para el día del padre, un curso de cocina facilito?
Le prometo por los dioses del Olimpo, que las señoras que vajamos mucho por motivos laborales,no pensamos más que en ustedes y el abandono culinario en que se quedan.
Nos dan una penita...

un abrazo

solitaria dijo...

A palabras necias oidos sordos. Pos eso.
Besis.

Tordon dijo...

La idea del Manual culinario no es mala, estimada Limonchelo, pero creo que eso limitaría mi creatividad en los fogones , mi audacia en la elaboración de viandas, mi innata fantasía repostera.
Prefiero el condimento amoroso de una señora cercana al virtuosismo estéril de una fría receta.
Pero le agradezco en el alma que usted se preocupe por mi.

Besotes

Tordon dijo...

Tiene usted razón, estimada Solitaria, no hay nada mejor que actuar en consonancia con el sabio y castizo refranero.
Bss

Jose dijo...

Saludos Tordon.

Con lo fácil que hubiera sido hacer una visita a los cientos de blogs, relacionados con la cocina, que tiene al alcance de un sencillo clic...

Sólo tendría que visitar a nuestra admirada Conguito y de ahí a media docena de platos sencillos y exquisitos no hay ni medio paso.

Supongo que el hambre no le habrá dejado pensar y se ha visto en la necesidad de improvisar con lo que por las estanterías hubiera.

Ya se sabe, no se puede ser un lumbreras en todos los asuntos de la vida; en alguno tiene que cojear y me parece que en el asunto culinario va en silla de ruedas y con los brazos escayolados.

En fin, que se mejore.

Jose.

eva-escort madrid dijo...

Por cierto que alimento macrobiotico y aparentemente excepcional es el denominado comunmente el bigote de tu foto, porque como ahora estoy a dieta y todo lo que veo en este plato suculento me parece comestible, talvez aprenda un alimento nuevo y mágico. Por cierto las gafas ya te aviso cuestan más de tragar que de masticar.