domingo, 9 de enero de 2011

¡Narcos al poder!

Hace unos días me contaron como cierta una historia que me ha dado mucho que pensar, pero como el que me la contó es un individuo ligeramente tendente a la fabulación, no sé si creerle o no. La historia es esta:

Nespiña, una ciudad ubicada en un remoto paraje, era una urbe tranquila y civilizada. Un buen día, uno de sus intrépidos habitantes salió de la región buscando nuevas tierras. A su vuelta, además de la sífilis, trajo consigo las hojas de una planta denominada Nicotinium Chutatum, planta que comenzó a inhalarse con fines rituales y euforizantes.
Un buen día, el señor Todopoderoso Estadio, el más listo del pueblo, se dio cuenta de la popularidad que adquirían dichas plantas y de la dependencia creciente que tenían los nespinareños (o nespiñoles) de tan reseca flora y, como despierto comerciante, decidió enrollar las hojas y comercializarles en paquetes de 20 unidades. El negocio iba viento en popa, y el Sr. Estadio, -al que muchos ya denominaban “Papá-Estadio”-, recaudaba al año más de 10.000 millones de európodos con las toses de sus convecinos. La gran fortuna y las habilidades políticas de nuestro astuto emprendedor lo elevaron al cargo de alcalde de Nespiña, pero llegó un día en el que –alertado por las autoridades sanitarias- no le quedó más remedio que prohibir el consumo público de las hojas que tan profusamente comercializaba, si bien nada dijo de renunciar a los suculentos beneficios que esas jugosas ventas le reportaban.
Ante actitud tan hipócrita, algunos conciudadanos quisieron colgarle de sus atributos en la plaza mayor del pueblo, pero en general, los nespinareños -sumisos por naturaleza- dieron por buena la jugada, miraron para el telediario (y para otro lado) y admitieron como normal que en vez de prohibir terminantemente la venta de un producto altamente tóxico y adictivo, se permitiera la venta de forma simultánea a la negación de su consumo.
Algunos insurrectos levantaron la voz, pero fueron rápidamente delatados y reprimidos por la brigada de la concejala de salud, una tal Leñe Mastín. El resto se dedicó a escribir en blogs.

No sé qué pensareis vosotros, estimados blogueros, pero creo que mi "amigo-cuentacuentos" exagera, ya que nunca existirá una ciudad de tan zapatéticas características.
Y tampoco sé qué haría yo ante esa incongruente situación, aunque, llegado el caso, supongo que abandonaría definitivamente el consumo de la puñetera Nicotinium, no sólo por motivos de salud, sino para darle en las narices a Papá-Estadio y evitar de esa forma que mis európodos sufragaran la gasolina de sus coches oficiales.

Otra opción sería sustituir mis geranios por algo medianamente combustible, pero no creo que mi señora me deje…
.

23 comentarios:

Luis dijo...

Fantástico relato Tordu... los nespiñoles somos tan gilis... que hasta sin vaselina nos la endiñan... viva la democracia... yo impertérrito en mis convicciones sigo fiel al "prohibido prohibir" y para no fomentar el uso de coches oficiales... y solo por eso... he dejado de fumar.. Abrazu.. de un " Ex Nicotinum Chutatum"..

PD: Tiene a su disposición mi balcón para el "cultivo" sustituto de sus geranios.... así su señora no se mosquea y todos contentos... menos... seguramente la ministra Leñe Mastín Morritin... que nos denunciará por algo que se le ocurra...

silvo dijo...

No se pero me parece que "cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia", no prohibir el consumo, donde sea, seguir recaudando impuestos sobre el producto es cínico, pero cuando se elige a alguien para un periodo de cuatro años es para que gobierne según un programa, no es un cheque en blanco para lo que se le ocurra, temas que son de interés general deberían ser sometidos a referendum, menos mal que no te habló de un lugar en el que desaparece un canal informativo (CNN+) para dar entrada a un directo de una casa de concursantes, un abrazo

Fiebre dijo...

Uy...¡yo conozco otra ciudad literaria más curiosa aún!

Hay una especie vegetal de la familia cannabiñolamarrocus que no genera beneficios por lo cual se prohibe su venta, pero extrañamente se puede liar tranquilamente mientras riegas los geranios de la Sr Tordona...

Tengo que dejar de leer ciencia ficción. Su fábula me ha gustado mucho pero es demasiado surrealista.

Besos post navideños eufóricos.

Food and Drugs dijo...

La gente en Nespiña tiene vicios peores que el de fumar. Uno de ellos es el de gastar a manos llenas en chorradas el dinero de los impuestos. Si en épocas de bonanza se hubiera invertido más en investigación y menos en verbenas, otro gallo nos cantaría ahora.
La última muestra del despilfarro por el despilfarro es ese inmenso cascarón hueco llamado Cidade da Cultura, en Santiago, consagrado a la mayor gloria y acromegalia de la cultura oficial, caballera y subvencionada.
Con esta banda no se puede.
Saludos
;-)

Pilar dijo...

Qué imaginación más portentosa, por cierto, que fuma el autor?

Besos con humo de calle

mmarin dijo...

Don Tordon, me mojo, si me lo permite:

Una nespiñola, chutaora solo por gusto, a la que no la gusta que gobiernen zapatiñescos de pandereta que no saben ni lo que es un lugar público, alucinada porque llegar oliendo bien a casa sea ahora Patrimono de la Humanidad y el olor a sobaco sea "tolerante" hacia mi salud.

SÍ al respeto al no "chutador", por lo que también SÍ al respeto al "chutador". ¿Tan difícil es tener zonas de fumadores zonas de no fumadores?

A lo que me dicen de : disfruta de tu libertad de tomar un vino con humo en tu casa yo contesto: disfruta tú también de tu vino sin humo en la tuya. El ocio no es obligatorio, así que ... ¿no será mejor convivir los dos, con espacios específicos, sin molestarnos los unos a los otros con los "humos"?

P.D: a mí también me molestan los que por tomar cuatro vinos y emborracharse me empiezan a sobar el lomo, o cogen coches y matan a mi vecino,o los humos de las motos y coches, o las lacas que joden el ozono. Puestos, también debería controlarse a la gente que come demasiado(el baremo lo pondría el gobernante de Nespiña, por supus, o un miembro de los que hubiera nombrado la Paja porque la hubiera salido de los coj****), ya que las enfermedades que conlleva supone un gasto enorme a la sanidad pública, ¿nooooo????

Cuando se traten los alimentos de forma natural, no se emitan gases nocivos , acabemos con todas las ondas de móviles y demás que facilitan la aparición de cánceres, entre otros, vivamos en una burbuja de puro oxígeno y el tabaco sea el mal primero del mundo, prometo acatar acabar con él. ¡Ah! Y cuando vea de primera mano informes del tanto por ciento real de daños o enfermedades que directamente reducen los cacareados 10 años de vida (por lo menos) a los fumadores pasivos, también lo dejo.

No, el tabaco no es una aspirina, pero déjennos "matarnos" a los que así lo deseemos, en salas apartadas para los ciudadanos inmorales y cometedores de delitos contra la salud pública que somos.(Ah, no, que ese sería el Ministerio de sanidad por introducir más aditivos que los legalmente permitidos...).Mientras tanto, sigamos por el "buen camino" que se nos propone, proclamando la vida y el respeto a los pobres peces pezqueñines mientras aplaudimos el aborto, la muerte de "seres inanimados" (o lo que sean, Aído no me lo aclaró) y legalizando muertes "amables".

BRAVO POR VOLVER A FOMENTAR UNA NESPIÑA UNIDA.

Y, robándole una de sus famosas expresiones, don Tordon: MECAGÜEN toda la hipocresía que me rodea.
Y sí, estoy muy cabreada, no por el tabaco, si no por la Nespiña que veo cada día que me levanto.¿Próximos capítulos?
*LEY DEL ÍNDICE DE MASA CORPORAL OBLIGATORIA.
*LEY DE LOS MANDAMIENTOS DEL SEÑOR DE LOS LEONES
*LEY DE PROHIBICIÓN DE LA LENGUA CERVANTINA EN LA FRANJA DE NESPILUÑA PARA LA NO OFENSA DE SENSIBILIDADES.

ME BAJO DEL MUNDO, SR Tordon...

Jose dijo...

Saludos Tordon.

Estoy pensando en denunciar a mi señora porque fuma en casa delante del enano, y eso es un delito tan horrible como hacerlo en cualquier otro sitio más o menos público y con niños presentes.

También estoy pensando en comprarme un coche de gama alta y que desprenda por el escape el mayor número posible de partículas venenosas, para poder pagar así un impuesto aún mayor en favor del Estado. Por supuesto, nada más sacarlo del concesionario lo pondría a 250 km/h delante del primer radar que me encuentre, para que me lo confisquen y pase a disfrutarlo algún amigo de nuestros representantes democráticamente elegidos.

Y así podría seguir con las múltiples y variadas cínicas leyes que se ocupan de "producir" entre los diputados y los senadores (esos que a veces rechazan una ley para que los otros la aprueben tal cual está... y se quedan tan tranquilos).

¡Que sí! Que "Spain is different", que no era broma. Que cada vez que gobierna la izquierda, la lía gorda. Si Aznar levantara el bigote...

Un abrazo.

Jose.

Mery Jane dijo...

¿Pero aún no has dejado de fumar, Tordon? Pensé que la cosa ya estaba superada, hombre.
La verdad, entre la nueva ley y la subida del precio del tabaco, ¿no apetece dejar el vicio ya? Creo que son suficientes razones, sobre todo la segunda.

En fin, mmarin, ya sabes mi opinión al respecto, estoy de acuerdo contigo en lo que dices, en parte. Es todo contradictorio en esta mierda de Gobierno, la realidad es que le veo su beneficio económico para ellos (el gobierno, digo) en detrimento de los pequeños empresarios que tienen un negocio de restauración.
El otro día fui a una conocida sidrería y daba gusto no estar inhalando aires contaminados, la verdad, aunque también es cierto que a mí sólo me molesta el humo tabaquil cuando fuman justo al lado mío. Ya estábamos acostumbrados (mal) a ambientes cargados en los que apenas puedes ver al de al lado.Yo lo sentí siempre por los pobres camareros que no tenían culpa de nada y eran los que más sufrían estos ambientes; siempre he dicho que los dueños de bares que protestan por esta ley, dejarían de quejarse si les impusieran como castigo pagar los caros tratamientos contra el cáncer de pulmón para alguno de sus camareros, ya verías tú cómo les cambiaría la cara ante tan "grata" propuesta, ¿no crees?

mmarin dijo...

Hola de nuevo, Mary Jane, sabes que para nada estoy en contra de los que deseen no respirar humos, y entiendo y en parte defiendo tu postura contra el tabaco, es más, apoyo a la gente que desee dejar de fumar, porque excelente... no es; pero también debemos ser serios y preguntarnos, de verdad, ¿cuántos camareros han desarrollado cáncer de púlmón de forma directa por ser fumadores pasivos? (Aparte de que también hay fumadores camareros a los cuales no les molesta)

¿Que el empresario deba pagar el tratamiento? Por ende el fabricante de coches altamente contaminantes también, y el que echa tratamientos para la conservación de los alimentos también...( escalofriane tema, vi un documental), y ya que me pongo los responsables de sanidad, de su propio bolsillo, ya que dan de paso al papel que envuelve al cigarro con más mierda de la permitida... Esto derivaría a la antigua teoría del derecho penal en que en un asesinato se terminaba penando también al que fabricó la pistola con que el asesino mató a la víctima...
No sé, creo que todo es más sencillo: tolerancia sin invasión de la libertad de cada uno. Yo fumo en una sala aparte, los demás en la libre de humos.

Y en cuanto a lo de los gastos en la seguridad social,ay, ay, ay...eso me duele. SI tan solo hablamos ya del tabaco, de cada euro del paquete de tabaco 80 céntimos van íntegros a la arcas del estado... que decida la gente si tengo "derecho" a "gastar" algo de eso para que, por ejemplo, se me trate una bronquitis por fumar (en caso de que la desarrolle por esa razón, que aún no me ha pasado y tengo casi 30 años)o debo hacer un gran mérito para ganármelo, como deben de haber hecho las presas etarras para que de MI dinero las inseminen y cumplan con su deseo de ser madres y desarrollen su gran sentido de la maternidad...
Y de MI dinero también van partidas para hacer descuentos en abortos, o campañas contra mis ideas, o sueldos vitalicios para ex-presidentes... En fin, que si esta ley de verdad , de verdad, esta hecha porque papá Estado vela por la salud de sus hijos, nosotros, que prohiban el tabaco y no lo dejen vender ahora en más sitios...

A Tordon y a todos los lectores, perdón por mis parrafadas, pero necesitaba desahogar...

Un beso

Pele Ón dijo...

Yo diría que si pone algo combustible y bonito, podría llegar a un acuerdo de sostenibilidad, compatible con la tala y quema.

Conguito dijo...

Esta vez a tocado, hurgado y escavado en la herida, querido Presi. Personalmente estoy en contra de toda prohibición: hoy en tabaco, mañana el alcohol, pasado mañana nos dejan sin jamón.
De todo esto me cargan muchos aspectos pero lo que verdaderamente me saca de mis casillas es que el gobierno espere que nos andemos delatando unos a otros. Si es que se les ve el plumero a kilómetros de distancia en un día de niebla!

Besos

Tordon dijo...

Sabia decisión la suya, estimado Luigi, decisión que yo espero seguir en cuanto queme mis últimos cartuchos-canutos.
No sé si dejando de fumar, beber y comer viviremos más , pero lo que es seguro es que se nos va a hacer mucho mas largo...

Tordon dijo...

Coincido con usted, estimado Silvo, y para que no digan que las críticas son destructivas y que no se proponen alternativas, creo que debería comenzar a estudiarse una "reconversión" del sector tabaquero e invertir el gasto sanitario derivado de la patología tabáquica en indemnizar a los trabajadores del sector o recolocarlos ventajosamente en otra actividad.Asimismo, deberían establecerse protocolos de deshabituación(con su correspondiente presupuesto) para los fumadores que deseen abandonar la adición.
Cualquier medida en ese sentido me parecería mas creíble y susceptible de apoyo.

Salu2

Tordon dijo...

No me líe (nunca mejor dijo), querida Fiebre, con los derivados cannábicos, que yo nunca los he probado ni pienso hacerlo, que bastante desgracia tengo ya con los malos humos convencionales.

Besitos ahumados (como el salmón)

Tordon dijo...

La megalomanía imperante, estimado Fudandrús, ha inundado nuestro pais de edificaciones tan faraónicas como deficitarias.
A ver si nos damos cuenta de una vez, observando el número de parados, que hemos retrocedido en el estado de bienestar y que debemos retornar a los niveles más básicos de la Pirámide de Maslow.
Porque esto de los templos culturales está muy bien, pero ya sabe usted aquello de "primo mangare e dopo filosofare".

Salu2

Tordon dijo...

El autor, estimada Pilarica, es un alma en pena del fumeque, que no comprende que -como mal menor- no se pueda habilitar una situación razonable que respete las justas reivindicaciones de ambos colectivos en conflicto.
Yo lo veo relativamente fácil de resolver, por lo que me temo que todo se trate de una cortina(más) de humo(nunca mejor dicho) lanzada para distraer la atención de los ciudadanos de otros conflictos más acuciantes.

Un besote

Tordon dijo...

Suscribo la integridad de sus argumentos estimada Mamá-rín, aunque ya me ha metido el miedo en el cuerpo con lo del índice de masa corporal: Despues de las fiestas navideñas,ya me veo en chirona.

Besotes

Tordon dijo...

Su razonamiento tiene miga, estimado José, y no sé si será más perjudicial para su hijo que su señora fume en casa en vez de hacerlo en la zona de fumadores de una cafetería.
Y no se lo tome a broma, que ya he oido a algún fumador quejarse airadamente de que cuando sale a pasear a la calle,el vecino ecologista invade el entorno con los gases de su coche.
¡Que utilice el vehículo en el pasillo de su casa, que yo,que circulo a pie, no tengo por qué tragarme sus emisiones!- ha concluído amargamente.

Y es que , con la que está cayendo,¡qué ganas tienen los gobernantes de complicarse la vida!

Tordon dijo...

Mi adición , estimada Merillein, es escasa y no excede los tres cigarrillos al día,( salvo eventos sociales). No obstante, nunca me oirá hablar bien de esta droga y pienso-sinceramente- que su prohición absoluta sería la mejor manera de que las nuevas generaciones no se iniciaran en tan nefando hábito y que los toxicómanos "blandos" (como yo) lo abandonáramos definitivamente.
Lo que no entiendo es el "fundamentalismo" de los que , por ejemplo, demonizan a los fumadores e incluso proponen que la sanidad no se haga cargo de los gastos derivados del tabaco.¿Propondrán lo mismo, por ejemplo, con los afectados por el SIDA?¿Y con el alcohol?
¡Qué bonitas discotecas en las que mis hijos no aspiran ni un hilillo de humo pero en las que pueden degustar unos salutíferos gin-tonics de garrafón!

Besitos.
PD: Sí,tiene usted razón, ya voy siendo mayorcito para andar con esa chorrada de aspirar tóxicos: Definitivamente lo dejo.

Besotes, supernurse.

Tordon dijo...

Nada hay que perdonarle, estimada Mamá-rín , ya que sus argumentos me parecen coherentes y llenos de sentido común.
Y todavía no acabo de entender por qué no se pueden habilitar salas diferentes para los fumadores y no fumadores , y que de esa forma nadie vea mermados sus derechos.
Recuerdo las "jaulas" para fumadores que existían en los aeropuertos y la ausencia de humo en esos recintos.
El único inconveniente era cuando los niños te echaban cacahuetes, pero todo se solucionaba con un poco de deportividad y buen sentido del humor...

Bss

Tordon dijo...

La única manera que veo de compatibilizar lo combustible con lo bonito, estimado Peleón, es colocarme al lado de la Jolie.

Y no necesito explicar cuál de los dos desprendería mayor cantidad de humo...

¡Ay, la diversidad biológica!

Tordon dijo...

En efecto , querida Conguito, las medidas represivas suelen acompañarse del fomento de la delación al más puro estilo estalinista.
Pero que no cuenten conmigo ni para los chivatazos ni para la abstinencia jamonera.

Besotes

Mery Jane dijo...

Bueno, mmarin, ya veo que este tema te cabrea y mucho. Es comprensible, y esta vez estoy de acuerdo contigo punto por punto, así que no tengo nada que alegar.

Yo creo que era mejor que fuesen obligatorias las salas separadas, como había en algunos sitios.

Saludos