domingo, 6 de diciembre de 2009

El matrimonio engorda

Aunque mi tiempo libre es escaso, por la noche, a esa hora postrera en la que me encuentro más cerca del arpa que de la guitarra, me obligo a leer el periódico del día.
Gracias a ese abnegado ejercicio, ayer encontré,- en las páginas del corazón-, una noticia que me alteró el ídem pero me abrió la mente.
Y es que resulta que en la Universidad de Carolina del Norte, sesudos investigadores han llegado a la conclusión de que los varones casados tienen un sobrepeso notable si se le compara con el de los especímenes de igual edad que permanecen solteros.

¡Y yo que pensaba que lo mío se debía al Big-Mac del McDonalds y a los Ferrero Rocher!
Pero para que nadie se confunda, especialmente los malpensados, hago constar que, gracias al gimnasio, mis abdominales están en forma.

En forma de balón, como los de Papá Noel.

26 comentarios:

hécuba dijo...

Y la gente, aún así, sigue casándose... ains.
Un beso :)

silvo dijo...

Ya cocnocerás el chiste, el soltero llega a casa de sus juetgas abre la nevera y dice "vaya mierda" y se va a la cama, el casado llega a la cama desdee le salón, de ver la tele, abre la cama y dice lo mismo que el doltero y se va a la nevera, ya lo decía Eloy Arenas y sin estudios previos jaja, un abrazo Tordon

jordim dijo...

Los abdóminales están sobrevalorados; en la actualidad son como la panacea del triunfo...

Pele Ón dijo...

Me parece que lo decía San Agustín: Todo hay que ponerlo en duda alguna vez, para salir fortalecido de la conclusión.
El soltero de la nevera tengo entendido que decía "...siempre lo mismo..." y se iba a la cama. El casado dice "...siempre la misma..." y se marcha a la nevera.
Desde luego, hay que fomentar la biodiversidad incluso en la cama. Y más en el año de Darwin. Todo sea por él.

mmarín dijo...

Ya le dije --creo recordar-- en un post de hace muuusho tiempo que a la mayoría no nos gustan las abdominales marcadas; preferimos una tripita osera que nos dé calor, cobijo, un sitio donde apoyar la cabeza en el sofá... eso sí, que esté acompañada también de una gran cabeza ( a ser posible solo en capacidad). Yo, en ese aspecto, no cedo.
P.D: me da igual que el matrimonio engorde; contrariamente a lo que digan muchos, creo que es el estado más exultante que pueda existir.
Aunque le pese a la báscula...y a muchos.

Conguito dijo...

¡Ja,ja,ja! Justo lo que necesitaba ahora.
Cuídese la curva de la felicidad!
Saludos redondos

Ovetdao dijo...

Pocas curvas se le ven a usted, sr. Tordon, ¿no exagera un poco?

Y la estadística esa ¿no dice nada de las mujeres? Seguro que la suya, o más bien su dueña, encaja perfectamente con el dicho: "La mujer bien casada siempre parece soltera"

Salu2

Alicia dijo...

Por pura coherencia, entonces, los anillos deberían llevar escrito "El matrimonio es perjudicial para la salud".

;-)

Besos
A.

Fiebre dijo...

Está claro que el comer solo, hace no que comas peor como es mi caso, pero sí que te entretengas más y se sacie antes el apetito.
Eres el amo del mando de la tv (trasteas sin parar, un bocado menos). Llenas la página de tu libro favorito de gurruñañas, lo limpias amorosamente (otro bocado menos), te llaman por tfno bla bla bla...

Cuando te casas, a veces te pones a comer como un poseso con tal de no hablar juas.

Mery Jane dijo...

El amor en general engorda...por lo menos en mi caso ha sido así.
Aunque creo que tuvo algo que ver que dejara de fumar...no sé...

De todas formas, como bien dicen mis amigos/as casados/as..."la buena vida", aunque en algún caso se ha debido a que han sustituido el gimnasio de fuera por la cocina de casa (sin gym, claro).

Thornton dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
BLANCO dijo...

Primera visita. En cuanto vuelva del gimnasio, le echo otro vistazo. Mentira: nunca he pisado un gimnasio. Bueno, sí, pero para limpiar los espejos y cristales.
Después de este comentario algo estúpido, te dejo un saludo.

isbela de merens dijo...

Yo creo señor Tordon que los hombres casados se dejan engordar,no por pereza si no mas bien por que estan ta agusto con la persona que quieren,que son felices y por tanto las vanidades de la vida le resbalan

cactus girl dijo...

Reconozca, Sr. Tordon, que no puede vivir usted sin nosotrossssssss...

El matrimonio engorda porque siembras una pachorra que no te mueve ya nadie del salón de tu casa...y se te olvida que hay bares...y gente...y amigos...y parques para correr....

Aynsss, le dejo, que me acabo de agobiar

Un besaco

Thornton dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Saludos Tordon.

Echando la vista atrás, concretamente a mis años de "servidor obligado del ejército", la verdad es que no me podía quejar mucho de sobrepeso (bueno, un poquito sí... que para algo era yo el cocinero del cuartel). Hacía ejercicio varias veces a la semana y todos los días daba de comer a los pobres, vestidos de camuflaje, que se acecaban a la mesa del comedor.

Después de casado, más que nada por solidaridad con mi señora, que estaba embarazada, empecé a recopilar unos cuantos kilos de más. El problema es que a ella, al cabo de nueve meses, le dieron un muñeco (sin garantía, ni instrucciones de funcionamiento, ni pan debajo del brazo); a mí, al cabo de cinco años, no me han dado ni las pilas para la pobre báscula que de vez en cuando tiene que soportan mis cien kilos... aproximadamente, por poner una cifra redonda (ja, ja, ja).

Claro que, si un día de estos me afeito, adelgazaré unos cuantos gramos y por lo menos 10 años. ¡Tentación, no te alejes mucho!

Espero que pase unas felices fiestas y todo eso que se suele decir cuando se acerca un nuevo año.

Un abrazo.

Jose.

Thornton dijo...

Tordon, se ha escrito que acudiste al cóctel del Thornton Club en muy buena compañía. Pásate por el club y lee. Un saludo.

Laura M. Cañamero dijo...

Jaja... la vida comodo y la tranquilidad de tener a alguien seguro cerca que hace que la gente se vuelva perezosa
Añado, a la facultad de la pitanza, la facultad de huida del compromiso en los varones españoles
Yo me quedo con un gordo si hace falta... pero que me quiera aguantar

Verónica dijo...

Llego aquí saltando de blog en blog ... y te has ganado una sonrisa.

Bruni, Carla, ¡¡of course!! dijo...

¿Será que se copula menos?

¡¡Con lo sano que es el ejercicio!!!

BESOS MIL

FELICES FIESTAS Y TAL Y TAL

¡¡MUAK!!

Velda Rae dijo...

Pues yo debería estar hecha una sílfide, cagoentóloquesemenea. ¿Los divorcios vienen sin libro de reclamaciones?

Luna dijo...

Bueno será que los casados tienen menos tiempo libre para ponerse en forma que los solteros, pues atendeis mejor a vuestras esposas... o al menos eso quiero pensar.

Me alegra mucho tener un ratillo para leerle estimado Tordon.

Estas navidades estare por aqui asi que leere sus aventuras con mucho gusto.

Un besazo enorme y felices Fiestas.

Luna dijo...

Buenas Sr.Tordon.
Me parece que la cosa esta en que la mayor parte de las veces os encontrais la comida hecha... y como sois muy cumplidos, hasta dejais el plato limpio,jajajajajaj.
Es que a los que nos gusta comer... eso de perder peso como que cuesta y si no que se lo digan a Jose, jajaajajaj.
En fin que despues de un tiempo alejada de estos mundos, me alegro mucho verlo por aqui...
Que los Reyes Majos le traigan muchas cosas que seguro te has portado muy bien!
Besos
Rosa

livy dijo...

Así que desde que se caso señor Tordon su cuerpo es cuerpo danone?, es decir, blanquito y con tropezones, no?.

Besos...

moon dijo...

Bueno ¿y qué más da si engorda? ¿qué tenemos contra un poco de gordura?. Decían antes que era la curva de la felicidad.
En todo caso, no te cases; eso también suele decirse. Más que nada porque el mundo está lleno de gente buscando gente. Luego a los 55 o así a esos mismos les pesa la soledad y van a dar la lata a casa de los hermanos, esos que están más gorditos, si, pero acompañados.

Sandra dijo...

Lo unico que vale de una boda... es que el fotografo vive de lo que le gusta jajajajaj... así lo veo yo... Saludinos