martes, 1 de febrero de 2011

¡ IMPOSIBLE !

La palabra “imposible solo existe en el diccionario de los cobardes”, aseguraba Napoleón.
Y queda claro -con el título de mi entrada de hoy- que yo no debo ser excesivamente valiente.
Pero no es la semántica el motivo de mis elucubraciones de hoy, sino contaros el devenir de una fructífera coincidencia: Estaba yo el otro día fumándome un cigarrillo en una zona autorizada -es decir, en la putten strassen- y me topé de bruces con Michio Kaku, un catedrático de física teórica con el que–ante la ausencia de nada mejor de lo que hablar-, me puse a cotillear sobre el futuro. ¿Podremos llegar a ser invisibles- le preguntaba yo- y viajar en el tiempo y teletransportarnos? ¿Se podrán mover objetos con la energía de nuestra mente? ¿Conseguiremos crear naves espaciales que alcancen una velocidad superior a la de la luz?
Mientras charlábamos, me acordé del prestigioso físico victoriano Lord Kelvin, que consideraba que el hecho de que volaran aparatos más pesados que el aire era una quimera, que los rayos X eran un fraude y que la radio no tenía futuro. Lord Rutherford, descubridor del núcleo del átomo, descartó la posibilidad de construir la bomba atómica diciendo que eran “pamplinas”. El propio Einstein escribió un artículo en 1939 en el que “demostraba” que nunca podrían formarse agujeros negros.
¿Podemos afirmar, pues, que determinadas tecnologías son imposibles y que tan sólo tienen sentido como recurso barato en las pelis de ciencia-ficción?
El honolable Kaku, armándose de paciencia, me clasificó los “actuales” imposibles en varios compartimentos:
Imposibilidades de tipo I: Lo constituyen las tecnologías que hoy en día son imposibles pero que no violan las leyes de la física conocidas. En este apartado se podrían incluir el teletransporte, los motores antimateria, ciertas formas de telepatía, la psicoquinesia y la invisibilidad.
Imposibilidades de tipo II: Son las tecnologías situadas en el límite de nuestra comprensión del mundo físico. Incluyen las máquinas el tiempo, los viajes en el hiperespacio y el viaje a través de los agujeros de gusano.
Imposibilidades de tipo III: Son tecnologías que violan las leyes de la física conocidas. Se podrían encuadrar en este apartado las máquinas de movimiento perpetuo y la precognición.

El señor Kaku me habló de otras muchas cosas, todas sugestivas, pero no despejó mi interrogante más angustioso: ¿Qué tipo de imposibilidad constituye mi relación con la Jolie?

Sea cual sea el resultado de esa terrible duda, lo que tengo claro con mi Angelina es que, o nos ponemos las pilas, o se nos va a pasar el arroz.

9 comentarios:

Pele Ón dijo...

La Jolie y la Jovovich no son materia, sólo energía (referencia metafísica a la zorra y las uvas).
El arroz, sin embargo, es materia que alimenta el espíritu.
La clasificación esa ¿se corresponde con la I, II y III de Angle?
Un abrazu.

PazzaP dijo...

Pues tal y como le va en sus avances con ella, mas parece que su imposiblidad sea ecléctica.

El error está en la imposibilidad como premisa. Creáme.

Si de verdad la ama, dígaselo. Incomodidades monógamas aparte.

Jose dijo...

Saludos Tordon.

Allá por el lejano 2007 leí un libro titulado "Hiperespacio", del tal Michio Kaku. Me dejó más dudas y más preguntas que respuestas, pero ya se sabe que la ciencia es así: te resuelve un misterio y te descubre cinco.

Lo que no sé es hasta qué punto podemos llamar ciencia a los sueños, a las esperanzas, a los deseos. Ni qué posibilidad hay de que lo que hoy es imposible, mañana deje de serlo y se vuelva probable.

Yo pensaba que era imposible ligar a través del ordenador... pero lo hice. Desde entonces nada me parece imposible, como mucho un poco improbable. Es más, puede que hasta exista Dios y Alá sea primo suyo.

El asunto de Angelina Jolie es otro tema aparte. Lo calificaría de "imposibilidad de tipo n", para valores de n cercanos al infinito, siempre y cuando no metamos a Cantor y sus transfinitos trasnochados en este espinoso y espumoso tema.

Un abrazo.

Jose.

Luis dijo...

Mi queridu Tordu... estoy un tanto preocupado por usted.... creo sinceramente que en lugar de hablar con el sr. Kaku debe acudir urgentemente a su psicoanalista.... mucho me temo que no hay física teórica que le aclare sus dudas... me inclino mas bien a pensar que su problema es de origen onírico... como dijo Sigmund Freud... “Cualquiera que despierto se comportase como lo hiciera en sueños sería tomado por loco”. Yo no llego a tanto para decir que está usted loco... me parece mas bien que está como una auténtica regadera.... Ainss Tordu si ya lo dijo Calderón.... “que toda la vida es sueño.... y los sueños... sueños son” ...

A mi me parece que su imposibilidad con la Joli no es que se les pueda pasar el arroz... es que a usted ya se le pasó el arroz hace décadas... pero no se preocupe... yo sabré cuidar bien de ella... es mas.. próximamente me ha invitado a su casa (me dice que el Pitt hará de canguro) porque insiste en que la lleve a otra dimensión y he pensado explicarle profusamente la teoría del “agujero” y el “gusano”... uysss perdón... de los agujeros de gusano... en que estaría yo pensando.....

Abrazu chipirón metafísicu de secano

Food and Drugs dijo...

El uso de la palabra imposible referido a las señoras de buen ver, constituye para mí todo un oximorón. No se si la imaginación viola alguna ley física (seguramente ninguna), pero yo la utilizo abundantemente en los mencionados casos, y si llegara a la conclusión de una imposibilidad total y absoluta, me vería obligado a viajar por uno de los agujeros de gusanos esos a la velocidad de la luz, ¡Qué cansancio!

;-)

J. G. dijo...

no es la primera vez que leo hoy algo sobre el término.

excelente

Mery Jane dijo...

No me gusta esa palabra, no debería existir, pero por desgracia hay demasiadas cosas imposibles en este mundo.

Aquí me quedaré... dijo...

Es probable que asuste a la Jolí con el gorrito y la máscara de bandolero que lleva siempre puesta.

Hay un arroz que no se pasa nunca, me parece que se llama "Arroz Ilusión que toca el corazón"

Un abrazo

mmarin dijo...

Yo hoy suscribo totalmente a Aquí me quedaré... me ha encantado su "arroz".

Y a NIke, que decía eso de Impossible is nothing.

Me gustan más las palabras Fé y esperanza.

UN besote, Tordon