domingo, 6 de junio de 2010

Las albóndigas no son para el verano

Siempre que contemplo el cielo estrellado, surge en mi cerebro- como si de una punzada se tratara- la inevitable pregunta: ¿Qué demonios hago yo en medio de esta inmensidad?
Pero cuando esta pregunta se hace a 1000 metros de altitud, en medio de un silencio sobrecogedor, en una aldea perdida en las estribaciones del sistema ibérico, la cuestión adquiere un notable dramatismo.
Y en esas estaba yo, queridos blogueros, aunque denominar aldea a un breve conjunto de una iglesia, dos fuentes, tres casas y cuatro gatos, se me antoja un exceso literario.
Pero sé de sobra que, curiosos como sois por naturaleza, os interrogareis acerca de cómo fueron a parar mis huesos a tan alejado paraje.
Y yo os lo explicaré con dos palabras: Por amor.
Porque, sabedor de la ilusión que le hacen a la señora Lorz los eventos ecológicos, accedí a acompañarla a unas “Jornadas del Agua” que se celebraban en tan recóndita zona.
Abierta la mente a nuevas experiencias, y cerrado el estómago por el hambre atrasada de 8 horas de viaje, llegamos a la hora de cenar. Dejar la maleta y ponerse a la cola del buffet fue todo uno. Mi media naranja, con una mirada sospechosamente tierna, me ambientó la espera:
-Tordon, hay algo que no te he explicado…
Atento como estaba a las viandas y al menaje, no presté mucha atención a lo que trataba de explicarme.
Pero ella insistió:
-Me he olvidado de advertirte que aquí la dieta es rigurosamente vegetariana…
Por un instante un escalofrío me recorrió la espalda, pero pronto comprendí que mi ecológica pareja me estaba gastando una broma, porque a lo lejos, en los recipientes del otro extremo de la barra, unas magníficas albóndigas me contemplaban en actitud lujuriosa.
Así pues, con paciencia, como el cazador que acecha a la presa, fui aproximándome a mi suculento destino, añadiendo al plato, -más que nada para disimular-, algo de lechuga, tomate, cebolla, calabacín, remolacha, brócoli, espinacas y coliflor, insulsos vegetales que, en buena lógica, servirían de guarnición a las deseadas y suculentas albondiguillas.

Tenía mucha hambre, de acuerdo, pero creo que me excedí en el número de esféricas unidades que añadí a mi florido plato.
Pero al primer bocado comprendí con amargura que mi señora no me había mentido, percibí el cruel engaño, entendí en toda su crudeza el viejo dicho que asegura que “las apariencias engañan” y que el sabor de aquel conglomerado de avena en nada recordaba al soñado y sabroso vacuno.
Y ahí me encuentro yo, estimados blogueros, rodeado de albóndigas de pega, envuelto entre aquellas fibrosas pelotas, rumiando (nunca mejor dicho) mi dolor a solas...
No, a solas no, porque, para más inri, se sentó a mi lado un beligerante activista que no hacía más que recordar el desperdicio irresponsable de los recursos alimenticios del primer mundo. No sé, pero tengo la sensación de que mientras pronunciaba su encendido discurso, revisaba de reojo mi plato rebosante de farináceas esferas.
Y así, lentamente, pensando en las bondades que aquel engrudo aportaría a mi colesterolemia, y, más aun, a mi tránsito intestinal, fui deglutiendo lentamente las insípidas pelotillas.
Menos mal que de postre-¡oh cruel destino!- nos sirvieron una ascética manzana asada.
Pero – como bien sabéis- soy un hombre de voluntad férrea, un individuo inasequible al desaliento, un tipo voluntarioso que no se rinde ante los obstáculos y, así, cuando se nos señaló amablemente la dirección del bar, bien pensé que tan frugal colación bien podría suplementarse con un generoso whisky que me ayudara a olvidar las penas y el hambre.
E iba yo pensando si escogería un Chivas o un Cardhu, ya que, al no haber desaparecido mis apetitos desenfrenados, al menos pudieran mis entrañas reconfortarse con la engañosa alegría de los destilados.
Pero mi esperanza se disipó como humo entre los dedos al comprobar que- en aquella surtida barra- mi elección quedaba limitada al té rojo, té blanco, té verde, té negro, té de rosas, té Puehr, té Roiboós, té Chá, manzanilla y menta poleo.
-¿Y dónde está el “te-mato”, querida señora Lorz?
-¡Mecagüen!
No pedí unas galletas para mojar en la valeriana porque, en el último momento, me entró la duda de si, por una más que probable sobredosis de cereal, no acontecería una reacción indeseada entre la avena de la albóndiga y el trigo de las María.

Y ahora comprenderéis, estimados blogueros, por qué al salir del local, triste y abatido, mirara al cielo y me preguntara –lleno de angustia e incertidumbre-el eterno y consabido lamento:

-¿Qué demonios hago yo en medio de esta inmensidad?

34 comentarios:

cactus girl dijo...

Bendito sea Dios, Sr. Tordon!!

En la próxima reunión de este tipo, no olvide llevarse en la maleta una soga, para rodear su delicioso cuello con un nudo corredero, si es menester...

Con todos mis respetos hacia su señora y sus costumbres culinarias, por supuesto...

Gachas y migas manchegas es lo que le daba yo a usted en este momento, querido..

Besos vegetarianos

silvo dijo...

Jajaja perdona que me ría, pero es cierto, estabas en la inmensidad del mundo vejetal,probablemente en cada luz que veías en el cielo habría planetas y planetas, muchísimos planetas en ellos muchísima gente, así que puedes imaginar la cantidad de seres que podrían estar comiendo albóndigas de las que tú deseabas jaja, malo soy jaja, debería estar prohibido que le den la forma de la albóndiga a los vejetales, habrá que avisar al SGAE jaja, salu2

cabopá dijo...

Un poco de dieta "depurativa" no viene mal nunca,Sr.Tordon...
Las pelotillas vegetales tal como las cuenta parecen despreciables...
¿Y se las comió todas..? Su dolor ya no es a solas,contándonoslo se ha liberado del mal rato,estoy segura...
Besicos y saludos a la Sra Lorz.

Mo dijo...

Jajajaja perdone que me ría Excmo. Sr. Presidente D. Tordon Lorz, pero la próxima vez que la Sra. Tordon le pida que le acompañe a algún sitio de esos, asegurese al menos que haya un McDonals cerca!!!


Saludinessssssssss

Thornton dijo...

Estimado Tordon, quieren convertirlo en un vulgar "barriga verde". Resístase y coma solamente de aquello que tenga madre.
Un abrazo.

Aquí me quedaré... dijo...

También es un secuestro (Risas)

Ni se me ocurre decirle la cantidad de manjares deliciosos que he comido proporcionados por mi secuestrador. Así he vuelto de alegre y dicharachera.

Una vez estuve en un lugar con ese tipo de comida y no vuelvo, salvo con el bocata de tortilla puesto.
Creo que ella lo hizo con la mejor intención si creía que necesitaba depurarse del bollo que se comió en la entrada anterior.

Saludos a todas y a todos

mariajesusparadela dijo...

¡¡¡Dios nuestro!!!, menos mal que yo no estaba allí porque mis lamentos hubieran llegado al muro de Jerusalem.
¿A esas albóndigas no has podido hacerles, por ejemplo, un implante de ibérico?
Recuerda: el amor no obliga a esas cosas y hoy hay unos recipientes que se llaman tupers, que se puede apilar, encajar y llenar de chorizo, lomo, jamón...ya sé que no es lo mismo que sentarse a una buena mesa, pero para ir reponiendo fuerzas, va sirviendo.
Créeme, te acompaño en el sentimiento.

Mery Jane dijo...

Diossss....espero que tu barriga lo resistiera y te viniese bien un poco de lavativa ;).
En fin, míralo por el lado positivo, has probado nuevas experiencias culinarias que, además, son sanísimas.

Eso sí, no cabe duda de que su señora esposa no le dijo el motivo de tal reunión sospechando, y con razón, que no aceptarías si te lo dijese...

solitaria de la mancha dijo...

Estimado sr Tordon,que digo yo que si dios hubiese querido que fueramos vegetarianos,nos habria dotado de reticulo y rumen,omaso y abomaso...
Que toda la vida se dijo: de lo que come el grillo....poquillo...
Y que aun recuerdo el bollo y las croquetas de jamon que compartimos hace bien poco...
Siempre le quedara Paris-puerto para el recuerdo...

Isabel Martínez dijo...

Ay, mísero de usted, ay infelice, pues claro que entiendo que pretendiérais apurar los cielos ante semejante ataque vegetal para un carnívoro recalcitrante. ¿Qué delito cometió?

Suspira y respira que, para las Navidades, te mando unas pelotas de esta tierra. Por favor, para los novicios se avisa que se consuman con la sal de frutas cerca. Esas pelotas del cocido se pegan al riñón y cantan al cerdo y sus múltiples embutidos, al pollo y a la gallina; engatusan con los piñones y se aligeran con el limón y el perejil (creo que es de aquí y no la matuja del Arguiñano), se repiten con el ajo y se exhiben en una buena panza satisfecha.

Tremendo lo que le ocurrió, aunque he de confesarle que yo disfrutaría del refrigerio junto a la señora Lorz. Cosas de ser una "barriga verde".

Salu2.

Jose dijo...

Saludos Tordon.

Mira el lado positivo, ya que no podrán decirte nunca que en esta vida te has dedicado a vegetar. Sólo lo has hecho una noche y obligado por las circunstancias (eufemismo políticamente correcto).

Por otra parte, no sólo de pan con chorizo y vino vive el hombre. Hay otros comestibles que, en su debida cantidad y ocasionalmente, pueden ser necesarios para el organismo.

Lo que no pillo es lo de la ausencia del "Agua de Escocia Malagueño". ¿Acaso se obtiene exprimiendo a algún animal (por mucho que tenga el color de la orina? ¿Es que el alcohol nace de un huevo o lo amamanta alguna hembra?

En mi inmensa ignorancia seguiré comiendo de casi todos los estados de la materia: animal, vegetal, mineral y alguno más que han inventado-descubierto.

Recupérese pronto.

Jose.

mmarin dijo...

Yo es que el refrán castellano de "a buen hambre no hay mal pan", pues como que no me acaba de convencer...

Cachis con el activista vegetariano del que nos habla ¿ ahora resulta que ser omnívoros va a significar que somos unos derrochones de "los recursos alimenticios" ?
¡¡Pero si lo aprovechamos todo...!!

Deme un buen plato de presa ibérica y sabrá lo que es la felicidad mirando mi cara...

Luna dijo...

Buenas Sr.Tordon.
Empieza usted a preocuparme.
Lleva desaparecido varios dias y ya no se si es que se ha ido a algun lugar donde la comida sea decente para resarcirse de tal descalabro gastronomico o esta en algun hospital reponiendose de la indigestion.
Reconozco que el ataque de risa inicial es proporcional a las mil y una que se me ocurren para vengarme de tal afrenta.
Quiza un dia a no mucho tardar, le dedique una entrada al asunto de la comida.
Espero su pronta recuperacion!
Besos
Rosa

woman dijo...

Estimado Sr. Tardon:
Veo que Usted y toda la flota siguen saboreando los placeres terrenales y carnales, creo que falta algo de meditación en este submarino que ahora flota ante la falta de lastre que aportan las "grasosas"proteinas del reino animal.
Debe usted saber que no va a participar en el estudio del gran lama que desde la pronta edad de nueve años decidio alimentarse de "la meditación" y un pequeño sorbito de agua desalinizada, y ahi sigue el buen samaritano,viviendo en un des-desarrollo muy sostenible y sin crisis.
Al final vamos a descubrir que el causante de esta crisis puede que sea esta glotonería desmesurada por un buen solomillo de buey argentino...
A MEDITAR
BSS por aquí mucho calor-sequía y lo mejor es esta filosofía.

woman dijo...

probando

Conguito dijo...

un escalofrío me recorre la espina dorsal! ¡qué calvario! lo que se hace por amor...

cabopá dijo...

Estoy un tanto indigesta ya, de tanta albondiguilla verde...

Recado para WOMAN, oye paísana dejate ver, tanto subir pal norte y por aquí trás el puerto y no te conocemos...Y sería un placer...Cartagenero-murciano...
Besicos.

Tordon dijo...

¿Me propone un suicidio por amor(al chuletón), estimada Cactusa?
Bss

Tordon dijo...

Todavía no lo han descubierto, pero seguro que en Marte, también está la SGAE, estimado Silvo.

Salu2

Tordon dijo...

Gracias por compartir mi dolor, estimada Cabopallá.
Aunque luego me recuperé en su tierra...
Bss

Tordon dijo...

Tien usted razón, mi estimada "Ministra- sobre-las-rodillas", no ews aconsejable perder de vista a las multinacionales del colesterol.
Bss

Tordon dijo...

No sufra, estimado Zorton, yo soy un luchador nato y tengo el estómago a prueba de bombas.

Aunque sean vegetarianas.

Salu2

Tordon dijo...

Efectivamente, estimada Limonchelo, así es la vida: Una de cal y otra de arena, una de bollu preñao y otra de acelgas...

Besitos

Tordon dijo...

Fue una pena, estimada Mariajesusmariajosé, que usted no estuviera cerca para aliviar mi desdicha con sus certeros injertos porcinos.
No se me dió la posibilidad de llevar el taper, fue a traición.
Bss

Tordon dijo...

Sí, está en lo cierto, estimada Merillein, mi señora me castigó, pero fue por mi bien...

Bss

Tordon dijo...

No crea, querida Solitaria, yo siempre que voy a París , procuro cenar fuerte el día anterior...

Le enviaré una foto con la Torre Eiffel (y el menú) de fondo.
Bss

Tordon dijo...

Si es cuerstión de pelotas, mi querida Isabel, no dudo que los murcianos tienen mucho que decir.

Besotes.

Tordon dijo...

La dieta saludable, estimado José, excluye los destilados alcohólicos.

Será sana, de acuerdo, pero triste de solemnidad.

Salu2

Tordon dijo...

La presa ibérica, estimada Mamá-rin- lo mismo que la Jolie- me conmueve y me induce al llanto.

Y no me importa comérmelas curdas.

Bss

Tordon dijo...

No sufra por mí, estimada Ministra Luna, no me pasa nada.Simplemente que no tengo muy a mano la conexión a INternet.

Pero me halaga que usted se preocupe por mí.

¡Claro, como es la encargada del mundo animal...!

Bss

Tordon dijo...

Siempre pensé ,estimada Superwoman ,que cualquier meditación resulta más productiva con el estómago lleno:Ya sabe, "primo mangare e dopo filosofare".
Bss

Tordon dijo...

¡Prueba correcta, superwoman!
¡Try-it again!

Tordon dijo...

¡Cuanto la eché de menos, sabrosa Conguito!
Pero no tenía ni el consuelo de sus culinarias fotos en el blog.
Bss

Tordon dijo...

¡ole por la fraternidad murciano-cartagenera!