jueves, 21 de mayo de 2009

Elogio del kiwi

Se lo prometí hace tiempo, le dije que escribiría cualquier cosa aunque fuera un “elogio del kiwi”:
Dedicado, pues, a Nebroa, que -(porque me quiere, para sacarme de mi ensimismamiento)-, me llamó “cobarde”. (Además de “mamonazo” y “petardo”) (comentarios del 18 y 26-4-09 )

Parece ser que esta fruta es originaria de las laderas del Himalaya ,donde crecía de manera salvaje hace miles de años. Su aspecto tosco, el color desvaído de su piel y la aspereza de la misma, fue motivo para que- desdeñosamente –fuera conocida entre los chinos como “ratón vegetal”.
Sin embargo, en el año 1900, los neozelandeses llevaron la semilla a su país y decidieron hacer de esta fruta un placer de gourmets. Se lo tomaron muy en serio, y –sabido es que el hombre creador se mueve más allá de lo estrictamente racional-, redenominaron su nuevo proyecto con el nombre de uno de sus pájaros más emblemáticos: El kiwi. Este pájaro es nocturno, tiene muy mala vista y no puede volar. A pesar de ello, en Nueva Zelanda se le tiene en gran estima y es el símbolo de la sinceridad.
Y esta fruta, que a partir de la segunda guerra mundial comenzó a invadir los mercados internacionales, es, -a mi humilde entender -un claro ejemplo de apariencia engañosa, ya que bajo de su vulgar pelaje, esconde una pulpa brillante, una apetecible textura de color verde esmeralda tachonado de pequeñas y simétricas perlas oscuras.
Un claro ejemplo de ese viejo aforismo que señala que “la belleza está en el interior” .

Y es que al kiwi le pasa lo mismo que a mí.

Sí, mi abuela también piensa igual.

42 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Tordon:
A los neozelandeses se les conoce tambien como: "kiwis".
Me acuerdo de hablar con ellos en mi época de radioficionado y uno incluso me envió una cuchara de plata para comerlos.
Creo recordar que el nombre de "kiwi" se debe a un ave de la zona, pero tengo mis dudas.

El kiwi, es rico en vitamina C y bueno para combatir el estreñimiento gracias a sus pepitas indigeribles.

Tiene gran similitud con muchas mujeres: ricas pero indigeribles...je je je

Salu2
Anomomius

Tordon dijo...

Usted, incendiario Momius, ande jugando con fuego y con pepitas indigeribles...

Me temo que no va a quedar de nosotros ni las plumas.

silvo dijo...

Está implantado en Asturioas, siendo el originario de Nueva Zelanda de mucha calidd, tiene mucha vitamina C, así que a comer Kiwis y estar más sanos jajaj, salu2

Mery Jane dijo...

El kiwi es una de las frutas más completas que existen. Su origen es neozelandés, pero en Asturias está muy arraigado su cultivo y su consumo.

Es una fruta muy completa,una de las más ricas en vitaminas y minerales y con su escaso contenido calórico:

http://perso.wanadoo.es/recetasdecocina/alimentos_de_la_cocina/kiwi.html

¿Así que te sientes identificado con el kiwi? Pues no acabo de entenderlo, la verdad, creo que te conservas estupendamente. Por lo menos eso me pareció la última vez que te vi, si me permites la "intromisión".
No seas tan duro contigo, los años pasan para todos, pero eso no significa que la rugosidad física esté reñida con la mental.
Ahora bien, si con los años te vuelves rugoso mentalmente tu cuerpo lo nota...eso ya...depende de tí.

Un saludo afectuoso

Conguito dijo...

Por favor, sr. Tordón, ¡no se compare ud. con el kiwi! A mí que esta fruta siempre se me antojó antipática... sí claro, a veces la como, pero casi obligada por aquello de la vitamina C, bla, bla, bla. Me sabe como una uva gigantesca. ¿Tendré las papilas gustativas estropeadas? Como técnico en ayudas a la alimentación (ja, ja) ¿me puede dar algún consejo?

No hablemos ya de esos dobles. Parecen traídos de Chernobyl. ¡Son perversos!
saludos

Tordon dijo...

En efecto ,Silvo, estaremos más saludables y verdes.

Tordon dijo...

Tiene usted razón , estimada Merillein:
Más importantes que los surcos del rostro, son los surcos de la corteza cerebral.

El que no se consuela es porque no quiere...

Bss

Tordon dijo...

Piense, estimada Conguito, que mi entrada de hoy es el resultado de la envidia que siento al contemplar sus comestibles entradas.
Mi consejo se resume en algo que parece obvio: Comer la fruta en correcto estado de maduración.Por algún extraño motivo, siempre se venden duros como piedras y -en consecuencia-presentan un sabor extremadamente ácido.
Otro consejo sería mezclarlo con otras frutas para acelerar su proceso de maduración.
Y otro más: Si no le gusta, puede sustituirlo por una de sus deliciosas galletas de la semana.
Bss

Livy dijo...

Si hay una fruta que se merece una entrada en un blog, esa es sin duda el Kiwi, bueno y por supuesto las fresas, tan jugosas y apetitosas ellas, tan carnosas..en fin, que me pierdo y me alejo del tema central..el kiwi..de lo más completo, y de una gran belleza interior. De las dos variedades que hay, quizá me guste un poco más el kiwi golden por ser más dulce, en cualquier caso un ole por la belleza interior.
besos Tordon

Pele Ón dijo...

A propósito de propiedades culinarias, aprovecho para meter mi cuña propagandísitica (próxima aparición de una entrada sobre propaganda, no deje de adquirirla, es imprescindible para su felicidad) sobre un famoso blog culinario, http://hoycocinamama.blogspot.com/ sostenido nada más nada menos que por Peleona III. Recetas de lo más sabrosas y facilongas, que en origen son para sus tres b)Peleones ya alejados del cobijo materno.
Como el libro que le regalé a mi Pele Grande: "Cocina para estudiantes, solteros, vagos, separados...". Trataré de que coma unos Kuis ahora que vamos a nutrirle unos días.

Tordon dijo...

Tan jugosa, tan apetitosa ella, tan carnosa, tan musical...

Bueno ,estimada Livy, que contestándole a usted, parece que yo también me pierdo y me alejo del tema central...

Frutales besos

Tordon dijo...

Estimado Peleón: ¡Nunca había visto una "propaganda de la propaganda"!
De cualquier forma, esperamos ansiosos su entrada.

Este finde, usted lo sabe bien, mi dieta se basará inevitablemente en la sopa fría(de sobre) y los kiwis.

¡Todo por la ciencia!

Salu2

Alicia dijo...

No soporto la textura de los kiwis maduros, ese blando desvanecerse en casi nada.
Me quedo con las naranjas: cáscara amarga que mejora platos, interior reservado para aquellos que sean lo suficientemente pacientes como para quitar todo lo blanco y disfrutarlo sin prisas.

Frutas aparte, ya ha quedado demostrado que es capaz hasta de escribir un elogio a una fruta. ¿Para cuándo un relato de ficción con, pongamos, piedras? ;-)

Besos.

Anónimo dijo...

Señor tordon no se compare con una fruta tan simple solo rica en vitamina C cuando usted es completito.
Tiene la vitamina A (amable).
la B (buena gente.
la C ( la del kiwi)
la D (diferente).
La................F (Fascinante).
LA................B12(esta sin comentarios) ... jajajaja y a si sucesivamente hasta agotarlas pero no se crea que todo son piropos que con tanta vitamina tambien tendra alguna de malas pulgas jajaja un saludo.

Mery Jane dijo...

Pele Ón, permíteme que te recomiende otro libro de cocina para tus hijos: "Cocina para hijos emancipados" de Marianela. Es muy famoso, y es realmente bueno. Yo aprendí a cocinar las cosas básicas con él; y con la segunda parte "Ya me gusta cocinar" ya fue la repera. No soy una experta en cocina, pero se me da bien gracias a estos libros,me valieron mucho en ausencia de mis padres cuando se iban de vacaciones dejándome sola cuando me tocaba currar por el verano (vilmente, continuaría diciendo mi hermano haciendo su habitual teatro cuando nos dejan sólos....jajajajaja).

Un besín

Tordon dijo...

También me agradan las naranjas, estimada Alicia, aunque yo las veo menos de fiar, ya que su llamativo revestimiento promete en ocasiones más dulzura de la que realmente se encuentra en su interior.

Y quiero que sepa que con su sugerencia sobre la temática de nuevas entradas me ha dejado usted de piedra.

¿Le parece poco “peñasco” el que habitualmente les largo?

Pétreos besos y marmóreos abrazos.

Tordon dijo...

Estimado anónimo:
Tras disfrutar de su generosa y alfabética batería vitamínica repleta de halagos, solo me resta pedirle a la Providencia que usted sea realmente anónimA...

Salu2 en caso de que no lo sea, y
besos apasionados en el caso de que la Divina Providencia escuche mis plegarias...

Tordon dijo...

¿Quiere usted decir, admirada Merillein, que aparte de su contrastada belleza y su notable inteligencia, sabe usted además COCINAR?

Supongo que tendrá usted que ir por la calle apartándolos con la cofia...

Bss

Mery Jane dijo...

Claro que sé cocinar...¿por qué no iba a saber hacerlo?
¿Acaso hay muchas mujeres que no sepan cocinar?

Se ve que te gusta halagar a las mujeres, porque en mi caso no es para tanto, la verdad. Soy bastante normal. Pero gracias por los halagos.

Y no, no voy apartando a nadie con mi cofia, sino más bien con mi sufrido maletín con sus casi 3 kg de material de curas variado...jajajajaja.

Alicia dijo...

Yo me identifico con las naranjas, mucho más que con los kiwis ;-)
Pero no me gustan las dulces-dulces, sino las dulces-ácidas y las ácidas-ácidas.

¿No se llaman "ladrillos"? Hechos de barro, no de la sagrada piedra.

Besos de estatua (para corresponder a los suyos)

Alicia

Tordon dijo...

O sea, estimada Merillein, que primero les atiza con el megamaletín de tres kilos, y luego les hace una cura de urgencia...

¡Hay amores que matan!

Tordon dijo...

Vale, cítrica(no críptica) Alicia,escecifiqueme el tipo que prefiera:
Piedras mágicas, preciosas, magnéticas, curativas, de vesícula biliar, renales...

También le puedo hablar de la Piedra.hita(Ávila).

Nunca me había besado una estatua, que conste.

Alicia dijo...

Para todo tiene que haber una primera vez.

Vale con cítrica, pero hay que precisar que soy dulce y ácida, pero jamás agria (pomelos no).

Mis piedras favoritas son, por supuesto, los diamantes. Y casi todas las que llaman semipreciosas, como si a ellas les importara el desprecio.
Le dejo elegir el grupo (de las biliares no, please, qué aburridas)

Besos (carnales, digo virtuales)

Mery Jane dijo...

¿Cura de urgencia? Que va......si los espanto. Les atizo y escapo...que es mejor. Si no, me acosan... ;).

Fiebre dijo...

Tordon. Hace calor en la Costa del Sol.

¡Ah, sí...su entrada!

En fin, ¡hasta yo sé cuándo debo callarme!

Tordon dijo...

Leyendo lo de los diamantes ,mi dulce Alicia, ya deduzco que usted es de gustos sencillos...

Yo le enviaría uno, pero recuerde: Un diamante es para toda la vida...

No creo que le compense.

Alicia dijo...

Sólo a mis neuronas las concedo el privilegio de ser para toda la vida. Y porque no se reproducen, las puñeteras.

Los diamantes tienen el Monte de Piedad.

Besos

Tordon dijo...

No me lo creo Merillein. Su acendrada vocación le impediría tan flagrante omisión de auxilio, y estoy seguro que ante cualquier rasguño, acudiria usted rauda con las tiritas...

Bss
(Pero con el maletín lejos, porsia)

Tordon dijo...

Pues en Asturias está desapacible, mi cálida Fiebre.

Entre su torrida personalidad y mis pies frios, podríamos intentar una agradable temperatura media.

Sí,la temperatura del Paraíso.

Tordon dijo...

La gran ventaja de las neuronas propias, estimada Alicia, es que nunca nos llevarán la contraria.

Y yo,le advierto, soy un diamante en bruto, especialmente lo segundo.

Tenga usted Piedad (montes aparte)

Alicia dijo...

Si a mis neuronas se les ocurre llevarme la contraria, se desencadenaría inmediatamente una crisis epiléptica que las dejaría fulminadas. Por atrevidas.

No me interesan nada los diamantes en bruto, me gustan ya bien puliditos con varios milenios de civilización ;-)

Beso de buenas noches,

Alicia

Fiebre dijo...

Querido Tordon:
Desastre total me temo.
Mi tórrida personalidad de acuerdo, pero... pies y trasero helados.

Y ya sabe Ud ´lo de los polos opuestos´.
O sea...4 pies fríos.
Uf! ¡Negativo por partida doble!

Tordon dijo...

¡Qué lástima ,estimada Alicia!: Siempre pensé que su corazón albergaría ese instinto creativo y meticuloso del escultor que modela y pule todo lo que toca.

Los abrillantados de varios milenios de antiguedad suelen ser rancios y aburridos.

Buenas noches, que su sueño sea un diamante reparador.

Mery Jane dijo...

La verdad es que sí, para que voy a engañarte respecto a eso.
Por otra parte, nunca me ha coincidido tal circunstancia salvo cuando me precisan para atender urgencias en plena calle o en medio del Alimerka, por decir un ejemplo.

Mi sufrido maletín sólo pega golpes "sin querer" a la gente que pasa por la concurrida calle Uría, dadas las prisas y medio atropellos a los que me veo sometida (debe ser porque soy bajita y casi no se me ve); ya sabes, la presión de la gente en plenas rebajas o aprovechando el buen tiempo.
Y desde luego si "tropiezo" con el maletín no me paro en absoluto a poner tiritas, sobre todo si una urgencia me espera.

¡¡¡Eso essssssssss!!!Lo que necesito es una sirena como la de las ambulancias para que me dejen pasar...cómo no se me había ocurrido antes...

Por lo demás, paso inadvertida entre la gente.

En fin, esto iba de kiwis, ¿no?

Tordon dijo...

No tema, estimada Fiebre, mi gelidez es inespecífica, transitoria, pasajera, poco estable,y pasa del frío al calor ante el menor estímulo.

Y no le day más detalles porque el CanguroNet nos va abloquear el dispositivo...

Tordon dijo...

Estimada Meri:

¿Ve?¡Ya lo ha conseguido!:
Cada vez que oiga una sirena por la calle Uría, me asomaré esperando verla a usted.

¡Mecagüen...!

Pele Ón dijo...

está visto que, el kui (neologismo peleónico) además de otras cosas, induce también ganas de comentar, sobre todo, para desayunar, acompañado de dos vasos de agua.
Desde lo alto del Jardín Metropolitano, 40 almas sedientas nos contemplan. Espero que nos devoren intelectualemente con fruición, y que digieran adecuadamente nuestro rezumo

Tordon dijo...

Ese "cui-cui" , más que un neologismo peleónico semeja la onomatopeya de un pato en apuros.

Y yo también espero que los sufridos escuchas digieran con normalidad las sabias enseñanzas que se les proporcionan y que su ritmo mental sea ajeno a los ritmos peristálticos inducidos por las frutas fibrosas en exceso.

Conguito dijo...

Quizá debería haber llamado mi blog "mi vida en dos recetas (o doscientas)

hécuba dijo...

El kiwi no me hace demasiada gracia, su textura cuando está muy maduro no me resulta agradable y lo prefiero con un punto ácido, pero me gusta su aspecto, me parece divertido.
Una entrada muy didáctica, querido Tordon. Eres un todoterreno :)
Besos!

Tordon dijo...

Bueno, Conguito, llamémosle como le llamemos, lo importante es vivir.

Bss

Tordon dijo...

Gracias, Hécuba, sus elogios -aunque inmerecidos- me alegran el corazón y el día.
Bss