miércoles, 29 de octubre de 2008

¡ I'm happy !


Se acaban de publicar los resultados de la encuesta de Salud 2008 en Asturias. Resulta que -según este estudio- el 90% de los asturianos son felices, pero hay un 20% de artrósicos, un 20% de hipertensos, un 15% de deprimidos y un 15% que han abandonado sus actividades profesionales por cuestiones de salud física o emocional.

Yo, pertenezco a esa extraña horquilla de los que están de baja, con la tensión por las nubes , renqueantes y que lloran angustiados por todas las esquinas…
pero ¡ coño, soy feliz!“


¿Quién dijo miedo?: Soy de Oviedo”.

martes, 28 de octubre de 2008

Tolerancia

Aunque algunos hacen de la tolerancia una cuestión académica, pienso que lo verdaderamente importante es sentirla como algo propio, cercano, no como una grandielocuente declaración de principios, sino como una virtud incorporada en el día a día.

Fijaos en el ejemplo de tolerancia de esos dos de la foto: Se llevan poca edad y aunque tienen sus rifirrafes y su propio criterio , en el fondo no pueden vivir el uno sin el otro.

Os lo puedo asegurar, los conozco bien.

Son mis hijos pequeños.

lunes, 27 de octubre de 2008

Clinica dental "Asurbanipal"

Estimados blogueros:
Para vuestra desgracia, hoy me siento bajo los efluvios de un otoñal ramalazo pedagógico. Y como muestra, os envío dos de los artículos del código legal babilónico que aun hoy se pueden leer en una estela de diorita negra en el Louvre:
Ley 200: “Si alguien arranca el diente de un igual, se le arrancará su propio diente”
Ley 201: “Si alguien arranca un diente a un inferior, se le multará con un tercio de mina de plata”.
¿Os imagináis,-como yo hago-, desamparados e indefensos, pasto de los inmisericordes abogados sumerios?: Arruinados, en la cárcel de Villabona y sin un mísero “piño” que llevarnos a la boca…
Pero ¿quién demonios me mandará hurgar en estas inquietantes historias? A estas alturas debería saber que la curiosidad malsana incluye el merecido castigo.
Es como lo de la manzana de Adán, pero sin paraíso, sin Eva “en pelota” que compense de las angustias.
Saludos cordiales
Tordon
PD: Aunque en el diagnóstico andaban un poco despistados: “Si rechina los dientes de forma continua, y su cara está fría, ha contraído la enfermedad de la mano de la diosa Istar”.
...
Y escucho al prudente colega pensando en la ley 200 antes de coger el fórceps:”Creo que lo más aconsejable será mantener todo en observación…”

¡Que Is(os)tar nos proteja de los legisladores inspirados!
PD2: Saludos a la "siestera"

domingo, 26 de octubre de 2008

Eso, ESO.


Intuyendo el retroceso del sistema educativo, quise yo,-sin previo aviso- comprobarlo personalmente , de primera mano, y realicé un pequeño test a mi hija adolescente que cursa sus estudios de la ESO:

¿Cuándo vivió Alfonso sexto?
-No está en mi libro de texto.
¿Y está Felipe segundo?
-A ése siempre lo confundo.
¿Y Doña Juana la Loca?
-En este curso no toca.
Di algún monarca absoluto…
-Eso no se da en mi Instituto.
Pues di un pintor español…
-Eso no entró en el control.
¿No sabes quién fue Picasso?
-No, de esas cosas, yo paso.
¿Y las Navas de Tolosa?
-¡Me preguntas cada cosa!
¿A qué equivalen 1000 gramos!
-Pero eso ni lo damos…
¿Qué son los números primos?
-Eso tampoco lo dimos…
¿Y la ecuación de primer grado?
-Pues tampoco la hemos dado.
¿Quién fue Ortega y Gasset?
-Lo miraré en Internet.
¿No estudias filosofía?
-¿Para qué me serviría?
¿Y has dado Literatura?
-No sé, no estoy segura"
¿Quién compuso “La Odisea”?
-No tengo la menor idea.
¿Y Gonzalo de Berceo?
-No viene en el libro…creo.
¿Clarín, Baroja, Unamuno…?
-Pues no me suena ninguno.
¿Algún autor del Barroco?
-De eso sé bastante poco
¿Y sobre el Manco de Lepanto?
-Papá, no preguntes tanto.
Pero, ¿no leéis a Cervantes?
-A ese lo leeríais antes…
Lo tuyo, hija, es deplorable
-Pues he sacado notable.
Y de ciencias, ¿sabes algo?
-...¡Me voy, esta noche salgo!
Pero, entonces, ¿tú que sabes?
-...¡No me esperéis; tengo llaves!

En fin, paciencia y a ser compresivo, no sea que les sobrevenga un trauma.
Después de todo, ellos son los que ,en el futuro, nos van a elegir el Geriátrico…

sábado, 25 de octubre de 2008

PeleOnes y peleonas

Creyendo intuir aviesas intenciones en su último comentario sobre "memoria histórica", le prevengo:

video

Cuanto antes lo comprendamos, mejor.

Casi me caso (2)

...
Un futuro de titanio me resolvería un presente de cera, una existencia triste, contingente, sin ilusión, sin alegría: ¡Dios no existe! ,¡Nietzsche no existe!, ¡Mi incisivo no existe! Y si existe, lo hace escondido en alguna de las oscuras alcantarillas que rodean aquel semáforo maldito, aquella encrucijada siniestra. Marfileño testigo de mi dolor, mudo apéndice ajeno al vacío que dejó su vigorosa partida, a la partida de Marisa, a mi eterno sinsentido, a…
Siempre le tuve miedo a la muerte, pero nunca me la imaginé fraccionada en pequeñas dosis, en pedazos de marfil, en anticipos ebúrneos (¡pero tan visibles!), del mayor desastre de mi vida.
De qué sirvieron todos mis esfuerzos, los versos que aprendí, las palabras que le susurré, los anhelos que perseguí, los planes que realicé, las lecturas en las que me esforcé, los deseos de ser mejor, más hermoso, más esbelto, menos gordo, la búsqueda de la belleza por vía de apremio, la estética inalcanzable…
El azar se ríe de mí, se ríe de todos. Nadie puede crear su propia felicidad. Es la quimera de la locura, la maldición de los hijos de Eva. Somos pequeñas cáscaras de nuez a merced de las olas, los cielos ignoran nuestros afanes, los acontecimientos están prediseñados, lo aleatorio no se limita a presidir nuestra vida, sino que la modela en detalles insignificantes, en tenues vahídos, en nimias anécdotas, en golpes de mala suerte , en castañazos dados con muy mala leche.
Morimos un poco cada día, pero preferimos no pensar en ello. Disimulamos con la sobrecarga de ocupaciones, con ficticias metas, bordeando los límites bastardos de la hipocresía, ansiosos por escapar de nuestra limitada capacidad de maniobra. Sonreímos, pero esto es solo un reflejo inconsciente para escapar de lo desconocido, una manera frívola de olvidarnos de nosotros mismos, de nuestra pequeñez, de nuestra ridícula soberbia.
Y lloro por mí, por mi boda, por mi amor, por mi destino, por Marisa, por todos los poetas del pasado, por mi aspecto grotesco, por mi sonrisa desvaída, por los invitados, por mi incisivo, por el destino de los hombres, por las víctimas del azar.
E intuyo la luz en la aceptación de la minusvalía, en la limitación del entendimiento, en el freno a la inmortalidad, en las alas cortadas del que quiere ser como un dios y tiene que conformarse con un inestable envoltorio sobre una endiablada espiral de genes.

¡Adiós paleto, adiós Marisa, adiós vida!.

Alejandro, la gata, se arrellanó en la butaca e -, indiferente-, cerró los ojos

viernes, 24 de octubre de 2008

Casi me caso (1)



-Alejandro, no te quedes ahí mirando como un imbécil…

Todo era perfecto hasta esta última noche. Mi despedida de soltero resultó fantástica: Viejos amigos, bromas divertidas y abundante alcohol hasta las 5 de la madrugada.
Y en la vuelta a casa, en la soledad de la noche, aquel semáforo fue el inicio de la tragedia. El coche que me precedía ignoró la luz verde. La silueta de una larga cabellera asomaba en el retrovisor. Quizá se había dormido, quizá fuese una turista despistada o simplemente -¡sí, eso era!,- estaba hablando por el móvil. Al tercer toque de claxon, una esbelta señorita bajó del vehículo. Al imponente aspecto de sus 1.90 de estatura añadía una ceñida minifalda que dejaba a la vista unas piernas largas y esbeltas. ¡Y se dirigía a mí!
Eufórico ante aquel inesperado regalo del cielo y tal vez por los cuatro gin-tonic que acumulaba, bajé solícito la ventanilla para orientar a la bella muchacha. ¡Quién sabe!: Tal vez era la última oportunidad que se me presentaba para tomar una furtiva copa con una desconocida.
El impacto fue terrible y aun me resuena en las sienes. La puñetera, además de fuerte, y de eso me enteré posteriormente, resultó transexual. Solo recuerdo vagamente haber oído instantes antes del impacto algo así como: ¿Tienes prisa, so cabrón? Y el aturdimiento que me envolvió durante varios segundos solo me permite recordar difusamente cómo aquella silueta ascendía a un coche rojo y desaparecía de mi vista nublada.
La ciudad dormía, ajena a mi tragedia.
La sensación anestésica me impedía sentir la nariz y los labios. Al palpar la zona, identifiqué un hilillo de sangre en la palma de la mano y comprobé que una piedrecilla blanca se encontraba sobre mi muslo derecho ¿Sería parte del anillo de mi agresora?
-¡Mierda, no, es mi paleto!,- confirmé al observarlo más de cerca.

Pero lo que realmente me hundió fue mi llamada a Marisa:
- Son las 7 de la mañana ¿Qué quieres a estas horas, Tordon?
- Quiero llorar, Marisa, quiero llorar.
Y más que su perplejidad, me dolió su total indiferencia, su sospechosa resignación. Sus palabras me dejaron entrever que en su fuero interno, en su intuición femenina, ella había previsto este inesperado giro, este retorcido desvío, este tortuoso desenlace del previsto casorio, ese irremediable vuelco que precedía al final. Lo presentía, aunque no podía concretarlo.
-Está claro que habrá que suspenderlo todo indefinidamente, -me espetó sospechosamente rápido
-Sí, claro, no hay otra alternativa- afirmé compungido.
...


martes, 21 de octubre de 2008

pesimismo

¿Cómo voy a entenderte, si no me entiendo a mi mismo?
Y sobre mi alma se cierne -cruenta- otra noche impregnada con la rutina de la melancolía, sin estrellas, sin abrazos.
Siento no ser más fuerte, trato de sobreponerme, pero el peso de la vida me dobla la espalda.
No me beses, ni me digas que me quieres.
Me bastaría tu sonrisa cómplice

...
Afuera, llueve en la ciudad, como llueve en mi corazón.

Memoria histórica

Resulta insólito que, cuando se cumplen ya casi 70 años desde que se silenciaron los cañones de nuestra contienda civil, los nietos de los combatientes continuemos enfrascados en una encarnizada batalla, aunque ahora sea ideológico-política.

Mi memoria es exigua, incluso para las cosas que sucedieron ayer mismo. Sin embargo, en mi caso (y casa), la reconciliación está fuera de toda duda, ya que, siendo yo nieto de falangista, la mujer que quiero es nieta de alcalde republicano.
Aunque,- no me hagáis mucho caso-, creo recordar que alguien comentó algo así como que “el matrimonio es el arte de la guerra por otros medios”…

Pero prefiero la batalla bajo las sábanas que la pelea sobre las tumbas

Saludos
Tordon

PD: Por cierto: ¡¡¡me rindo!!!

domingo, 19 de octubre de 2008

El desconocido (3)

...
Esto hizo brotar un sentimiento de simpatía y esbozó una sonrisa, comprobando que, a su vez, el desconocido le devolvía,- cómplice-, la sonrisa. Y le reconfortó entonces la calidez de aquella mutua comprensión. Sintió deseos de conocerle, de hablar con él, de expresarle sus ideas, de ofrecerle su amistad, de compartir sus desvelos… Inició con la mano un ligero movimiento de saludo, pero le retuvo la inevitable timidez de siempre:
-¡Me tomaría por un estúpido!- pensó.
Y permaneció así durante unos minutos, inmóvil, absorto en la contemplación de aquel hombre, de su patética desesperanza, del escepticismo de aquella triste mirada, del abatimiento que traslucían aquellos párpados entornados…
De improviso, un destello en el espejo interrumpió sus reflexiones.
Y observó, desconsolado, cómo una tibia lágrima surcaba la mejilla de aquel desconocido…

sábado, 18 de octubre de 2008

Consenso

Del latín, consensus, es el acuerdo producido por consentimiento entre todos los miembros de un grupo.
Hoy, en el Auditorio Príncipe Felipe, y con representación de todos los estamentos nacionales e internacionales más representaitivos de la actividad, he asistido a la 1ª Conferencia Nacional de Consenso sobre el injerto óseo del Seno Maxilar, especialidad de verdadera importancia para los “técnicos de ayudas a la alimentación”.
Resulta asombroso comprobar cómo se pueden obtener resultados extraordinarios, -y la bibliografía así lo atestigua-, tanto si se usa un autoinjerto, un xenoinjerto , un injerto aloplástico, o incluso sin utilizar nada.
Ante el cariz que tomaban los debates, uno de los dictantes recordó la anécdota en la que se preguntaba a un ingeniero, a un economista y a un abogado, cuánto eran 1 +1.
El ingeniero respondió:
- Considerando que ambos son números primos y los posibles enfoques matemáticos de la incógnita que buscamos, la respuesta sería incierta…
-Difícil consulta -añadió el economista- ya que, con la volubilidad de los tipos de interés y las incertidumbres de los valores bursátiles, no podría yo certificar una respuesta segura…
El abogado, sin titubear, miró a los ojos a su interlocutor y sentenció:
-Y usted, ¿cuánto quiere que sea?
Conclusión, que a la vista de las evidencias científicas, la documentación bibliográfica existente, la experiencia clínica y el estudio de los meta-análisis, hemos llegado a un consenso que podría resumirse diciendo que “No existe consenso posible”

PD: A ver qué tal se nos dá mañana.



El desconocido (2)

...
Más tranquilo, y como autoafirmación, se atrevió a anclar en él la mirada, a escrutar su fisonomía, a escudriñar las facciones de aquel ajado semblante. Sin motivo aparente, sintió un pequeño escalofrío recorriéndole la espalda imaginándose con la misma edad de aquel hombre. Cruzó su mente, como una ráfaga, la imagen de sí mismo envejecido, la piel marchita, la lozanía de su juventud sepultada entre las arrugas. Y contempló la forma del fantasma de su propia sombra, la del espectro de lo que algún día sería…Se estremeció ligeramente, pero a continuación, sin pretenderlo, una progresiva melancolía comenzó a invadirle y presintió que su futuro estaba unido al destino de aquel extraño ser que tan indiferentemente le observaba. Y su desasosiego aumentó al comprobar que aquel hombre parecía confuso, desconcertado, dubitativo, con un aire ligeramente enfermizo. De hecho, tenía todo el aspecto de necesitar algún tipo de ayuda, algún consejo desinteresado; ¿Comprendía aquel hombre, -y en tal caso, aceptaba-el significado de una vida rutinaria? Tal vez se debatiera en la búsqueda infructuosa de ingenua s utopías; quizá no deseara ser feliz y solo se hallara a la espera de la nada. ¿Se estaría,- simplemente-, consumiendo? ¿Sería la soledad su única compañía? En algún momento, adivinó en aquella expresión la mueca de una incipiente locura. Y acaso, en su naciente delirio, aquel hombre solo esperaba, -tras la muerte-, una segunda oportunidad…
...

viernes, 17 de octubre de 2008

El desconocido (1)

No era un hombre valiente, pero trataba de sostener la mirada ante cualquiera. En especial,- y así resultaba más fácil-, si éste era un total desconocido.
-“El anonimato reafirma la confianza de los tímidos”-, pensó mientras sentía que un intenso rubor se agolpaba en sus mejillas.
Por otro lado, los rasgos de aquel hombre,-asomado frente a él en la ventana-, poblaban su mente de vagos recuerdos. Había algo amenazador en aquella efigie, algo etéreo e informe de lo que no lograba abstraerse. Espoleado por la curiosidad, reflexionaba sobre el motivo de ese desagradable desasosiego.
El desconocido, por su parte, mostraba una total falta de interés. Y eso, en vez de tranquilizarle, hería su orgullo (¡maldita vanidad!), y le hacía sentir un inexplicable rechazo. La ambigua pose que exhibía aquel tipo, un poco desafiante a primera vista, no transmitía,-tuvo que reconocer- , una agresividad especial, por lo que tras una breve observación,nuestro amigo concluyó que tras las huellas de aquel rostro, tan solo se ocultaba un acentuado cansancio.
...

jueves, 16 de octubre de 2008

Brrrumm...brrrumm

Él con su “canarinha”, yo con mi “negra”, con dos pares de narices, cuatro pares de gafas, ocho pares de euros, 16 pares de litros de gasolina, 32 pares de colutorios para encías, y poco más, Pepe y Tordon salieron la semana pasada para recorrer la Ruta de la Ribeira Sacra en moto.
”Monasterios, agua y vino”, se podía leer en el folleto, aunque en realidad fue mucho de lo último y poco de las otras dos cosas.”
Entre 27 máquinas gigantescas, ágiles y vistosas llamaban la atención dos renqueantes cenicientas: Las nuestras.
He aprendido en estos días mucha filosofía de dos ruedas, tal como que “no es la moto la que tira al motorista, sino al revés”, y también me he instruido con otros conocimientos más profundos e interesantes.
Pero estos últimos ya os los contaré en cuanto se me quite el olor a gasolina.

viernes, 10 de octubre de 2008

Arquitectura

“La ciudad menos verde de todas, es la ciudad-jardín, y la más ecológica es la compacta; el modelo de ciudad en mancha de aceite consume mucho territorio, mucho suelo, mucha energía y mucha agua. Es preferible compactar con barrios adheridos a la ciudad existente, hay que construir de forma más apretada y densa”.
El que esto opina, con motivo del “Día Mundial de la Arquitectura”, es el arquitecto-teórico Luis Fernández Galiano, Catedrático de Proyectos de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid.

Por cierto: En esa misma institución, cursa sus estudios Helena Machín Cavallé, una ovetense que apunta alto, ya que ha sido seleccionada hace unos días como la única representante de los estudiantes de Arquitectura de España, para participar,(junto con otros dos del resto del mundo), en el “World Architecture Festival” que se celebrará los días del 22 al 24 de Octubre en Barcelona.
Eso, y sus dos matrículas de honor en “Proyectos” hace que sigamos con verdadero interés el devenir profesional de esta vecina de Oviedo.

martes, 7 de octubre de 2008

Añoranza

No puedo vivir sin ti, amada mía.

Echo de menos tu mirada penetrante, ciclópea, vidriosa, esa mirada que solo alteras cuando dispersas tus reflexiones en intermitentes y tiernos guiños.

Y añoro más que nunca tu cintura de avispa, tus formas voluptuosas, epicúreas, neumáticas, la cálida piel de tu cuerpo, tus formas metálicas, oscuras, sinuosas; tu ronroneo inseguro, tus toses inciertas, ese exhausto resuello que tratas de disimular cuando cabalgas junto a mí.

Incluso ahora, en mi desesperación, extraño la quietud de tu silencio.

Y sueño con tu vientre terso como el cuero, tus defensas bruñidas por el sol y la llovizna de infinitos atardeceres; y padezco amargamente el tormento de la distancia que nos separa, mi adorada gacela, mi dulce musa, mi soplo de felicidad, mi endeble refugio...
Un refugio tan cambiante como la brisa que acompaña nuestros paseos.

Y trato de mantener- inútilmente ,frente al viento -el equilibrio entre mi cuerpo aturdido y tu alma encendida.

Vuelve pronto querida mía, mi niña mimada, mi tesoro.
Tordon

PD: A ver cuando demonios me devuelven la moto los del taller

domingo, 5 de octubre de 2008

Con 4 pares de patas

Entre atónito e ilusionado, compruebo en la prensa que “la naturaleza es grande hasta en las cosas más pequeñas” (antítesis) y que la picadura de una araña brasileña, la Phoneutria Nigriventer, provoca erecciones más sostenidas que la Viagra. También leo que la disfunción eréctil es un problema “penoso” (adjetivo redundante cuando se refiere al miembro viril), y que la comercialización del principio activo ha despertado altas expectativas.
Sin embargo, me asaltan varias dudas: ¿Algún ecologista o amante de las medicinas naturales preferirá la picadura tópica-directa? En ese caso, ¿se sumarán efecto farmacológico y mecánico? ¿Se describirán casos de sobredosis intracavernosa?; Si el efecto de la pócima, como parece, duplica al de los fármacos existentes, ¿se comercializará con el nombre de “BISAGRA”?
También apunta el artículo que, simultáneo a la ingesta, se produce un incremento de óxido nítrico en sangre, que, como bien sabéis, es primo-hermano del óxido nitroso o gas hilarante. En ese caso, ¿distinguirá el usuario si su risa floja proviene de la satisfacción ante el enhiesto evento, o del inevitable efecto secundario?
Yo, qué queréis que os diga, donde esté la mi Gelina Jolín, que se quite la Phoneutria ésta, por muy brasileira que sea.
Saludos cordiales
Tordon

P.D: ¿Tendrá todo esto algo que ver con que mi señora, haciéndose la olvidadiza, no quite las telarañas de la alcoba matrimonial?

sábado, 4 de octubre de 2008

Limosnas

Cuentan los estudiosos de la Edad Media, que hubo una época en la que las limosnas podían llegar a perdonar la tercera parte de los pecados.
Y considerando tamaña ventaja, me surge una duda:
Si el desliz hubiera sido el enredo carnal con la mujer del prójimo (una sola vez), y el apasionado mozo se aviniera a soltar unos eurillos, ¿se le perdonaría solo la tercera parte del desaguisado? ¿Qué ocurriría con las dos terceras partes restantes de su pecaminosa conducta? ¿Implicaría, por mayoría y sin remedio, su condenación eterna?
¿Tendría -en ese caso- derecho a un ventilador a la hora de la siesta?

¡Coño, señores expertos medievales, explíquenlo!

A mi amiga escritora

Estimada amiga:
En mi cara, como en la tuya, se encuentran dos ojos cansados, envejecidos e hipermétropes.

Pero -por más que frunzo las cejas- no consigo distinguir ánades, cernícalos, cometas ni dracónidas.

Y es que los tuyos -entrenados para contar lo que miran- ven más.

Un beso
Tordon




jueves, 2 de octubre de 2008

Odontología psicosomática

Tengo un viejo colega ,(de la promoción antigua),que , muy influenciado por el concepto hipocrático de los cuatro humores, escribió:

"Cuando ocurre un desarreglo en la cabeza, ésta produce excrementos que al pasar a órganos inferiores les pueden producir lesiones.Estos pueden pasar facilmente a la boca.Es obvio que la caries dental, úlcera y piorrea en la boca se deben a los ícores catarrales que bajan de la cabeza.Y los doctores dan drogas para facilitar la expectoración de lo que ha descendido al pulmón...pero sería mejor, creo yo, eliminar la fuente del problema fortaleciendo la cabeza" (Galeno,"Sobre la higiene")

¡Fortaleciendo la cabeza!Se puede decir más alto , pero no más claro.
"Al diente por la mente": A ver si van a tener razón esos de la autoayuda con lo de los "pensamientos positivos"...

Aunque no, no estoy de acuerdo: Yo, sin ir más lejos, y en contra de su teoría, tengo incisivos bien plantados pero poco enraizadas convicciones.

miércoles, 1 de octubre de 2008

Amor, dolor.

En aquella época vestía yo pantalón corto.
Todo el mundo en el Colegio "La Gesta" sabía lo mucho que le gustaban a Paloma las flores. La víspera de su cumpleaños, me arañé rodillas y codos para cogerle entre las rocas unas preciosas violetas.
Al día siguiente, fuí el primero en llegar a clase.
Mi primoroso ramillete ,colocado sobre su pupitre, quedó prontamente sepultado bajo infinidad de margaritas, narcisos, amapolas y campanillas.
Y allí quedaron todas, porque la única flor que Paloma aceptó fue una orquidea encerrada en una caja de plástico que, en mano, le entregó un alumno de los cursos superiores.
Aquél día comprendí que existía un dolor más profundo que el de los arañazos .
Tordon